Biden y Xi buscan cómo rebajar la tensión para esquivar un "conflicto"

·4 min de lectura

Sin agrande avances ni acuerdos, pero con la necesidad de buscar vías de entendimiento a toda costa para evitar un “conflicto”. Este es el resultado de las tres horas y 14 minutos de la primera vídeoconferencia entre los mandatarios de EEUU y China desde la llegada a la Casa Blanca del primero.

El presidente chino, Xi Jinping, ha pedido a su homólogo estadounidense, Joe Biden, desarrollar relaciones “sanas y estables” durante la reunión virtual que ambos han mantenido este lunes, hora de Washington (martes por la mañana en Pekín).

Xi ha afirmado que “China y Estados Unidos deben respetarse mutuamente, coexistir en paz, cooperar, gestionar de manera apropiada los asuntos internos y asumir sus responsabilidades internacionales”, recoge la agencia estatal de noticias Xinhua.

Según la fuente, Xi le ha dicho a Biden que está “preparado” para trabajar con él a la hora de “construir consensos” y “dar pasos” para reconducir las relaciones.

“Una etapa crítica de su desarrollo”

El mandatario chino ha incidido en que “China y Estados Unidos están en una etapa crítica de su desarrollo” y en que ambos países tienen la obligación de mantener un orden internacional “pacífico y estable”.

Asimismo, Xi ha citado el cambio climático y la lucha contra la pandemia como “desafíos globales” prioritarios en los que cooperar. Según Xi, que EEUU y China trabajen codo con codo es “un deseo compartido por nuestros dos pueblos y por los de todo el mundo y la misión conjunta que tienen los líderes chino y estadounidense”.

Una conversaciones “honesta y directa”

El presidente de Estados Unidos, por su parte, ha señalado a su homólogo chino que busca una conversación “honesta y directa” con él al inicio del encuentro virtual entre ambos.

Biden ha asegurado que este diálogo debe incluir cómo asegurar “una competencia sencilla y directa” entre Washington y Pekín. “Necesitamos establecer algunas barandas de sentido común”, ha afirmado Biden, según el pool de los periodistas de la Casa Blanca que presenciaron el inicio de la reunión.

El mandatario estadounidense, además, ha aludido a la larga relación que ha tenido con Xi como líderes de las dos principales potencias mundiales: “Siempre nos hemos comunicado honesta y francamente. Nunca nos hemos ido preguntándonos qué estará pensando el otro”.

Después de esta primera intervención de Biden, Xi ha asegurado “estar feliz de ver a un viejo amigo” y ha afirmado que Estados Unidos y China deben “incrementar su cooperación y colaboración”.

“China se reunificará con Taiwán sin importar el coste”

Antes de comenzar la reunión, sin embargo, el diario oficial China Daily aseguraba en un editorial que Xi le dejaría claro a Biden que “China se reunificará con Taiwán sin importar el coste”.

“Es de esperar que le deje claro a Biden que China está decidida a lograr su reunificación nacional en un futuro próximo y sin importar el coste. Biden debe sopesar el coste que supone para Estados Unidos respaldar a los secesionistas taiwaneses”, comenta el diario.

Las tensiones a cuenta de Taiwán estaban llamadas a protagonizar la videoconferencia entre Xi y Biden de este lunes. “Hay que gestionar la competición de manera responsable. Las políticas que envalentonan a los secesionistas taiwaneses pueden hacer descarrilar las relaciones entre China y Estados Unidos y llevar al mundo a un abismo”, señala el rotativo.

La isla, que se considera un territorio autónomo con un Gobierno y un sistema político propios, es uno de los mayores motivos de conflicto entre China –que reclama su soberanía– y EEUU, dado que Washington es el principal proveedor de armas de Taiwán.

La tensión se ha elevado a raíz de las últimas incursiones aéreas chinas cerca de Taiwán y de las informaciones de que Washington tiene destinado a un pequeño contingente de militares allí desde hace al menos un año para entrenar a las fuerzas locales.

El encuentro virtual llega después de la conversación telefónica que mantuvieron los dos dirigentes el pasado septiembre, en la que Biden y Xi reconocieron su responsabilidad de asegurar que la “competición” entre sus respectivos países “no derive en un conflicto”.

Las relaciones entre ambas potencias se deterioraron durante la presidencia de Donald Trump (2017-2021) con rifirrafes en campos como el comercial, el tecnológico, el diplomático, el de seguridad, a cuenta de los derechos humanos y por la situación de Taiwán.

En los últimos encuentros entre funcionarios de ambos países, Estados Unidos reiteró a China su inquietud por los derechos humanos en la región de Xinjiang, en Hong Kong, y por la situación en el mar de la China Meridional. Por su parte, Pekín espera que Washington adopte “políticas racionales y pragmáticas” y que no use “cuestiones relacionadas con la soberanía y la seguridad” para “interferir en los asuntos internos de China”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente