China va a terminar con el odio en Internet de la forma más brutal: revisando todos y cada uno de los comentarios que se publiquen

·4 min de lectura

China podría revisar pronto todos los comentarios que se publiquen en las redes sociales antes de que se publiquen, algo que podría causar un grado de censura sin precedentes.

Según informa MIT Technology Review, el pasado viernes el organismo de control de Internet de China publicó en su sitio web un nuevo proyecto de directrices para ordenar a las plataformas de contenidos que evalúen todos los comentarios en línea antes de su publicación y que informen a las autoridades de cualquier "material ilegal y perjudicial" que descubran.

China flag online internet on computer keyboard
China flag online internet on computer keyboard

En el anuncio se indica que las empresas pueden dar su opinión sobre las directrices antes del 1 de julio y que las nuevas normas pretenden "salvaguardar la seguridad nacional y los intereses públicos, así como preservar los derechos e intereses legítimos de las personas".

Los usuarios de las redes sociales chinas han expresado su preocupación por la posibilidad de que sus espacios de libertad de expresión en línea se vean cada vez más limitados, a pesar de que las restricciones aún no han entrado en vigor. Los proyectos de ley "suelen promulgarse sin ajustes considerables" en China, según el South China Morning Post.

El hashtag "los comentarios serán revisados primero y luego publicados" ha sido visto más de 35,2 millones de veces en el sitio Weibo, similar a Twitter. "Lo que será escuchar sólo una voz específica está más allá de mi comprensión (de la opinión). ¿Creerá la gente que sólo hay una voz en la realidad?", escribió un usuario en Weibo, según informa el mismo medio oriental.

Los comentarios en línea que critican al gobierno o que se consideran política o culturalmente sensibles son censurados deliberadamente en China por las plataformas de contenidos, como es el caso de las quejas sobre la escasez de alimentos en Shanghai durante el grave bloqueo de Covid.

Las plataformas sociales chinas están actualmente en primera línea de la labor de censura, a menudo eliminando activamente las publicaciones antes de que el gobierno y otros usuarios puedan verlas. ByteDance, la compañía detrás de TikTok, es famosa por emplear a miles de revisores de contenidos, que constituyen el mayor número de empleados de la empresa. Otras empresas subcontratan la tarea a empresas de "censura por encargo", incluida una propiedad del portavoz del partido chino, el Diario del Pueblo. Las plataformas son castigadas con frecuencia por dejar escapar contenidos que el Gobierno considere 'dañinos' para el regimen.

Pekín perfecciona constantemente su control de las redes sociales, corrigiendo lagunas e introduciendo nuevas restricciones. Pero la vaguedad de las últimas revisiones hace que la gente se preocupe de que el gobierno pueda ignorar los desafíos prácticos. Por ejemplo, si la nueva norma sobre la obligatoriedad de las revisiones previas a la publicación debe aplicarse estrictamente -lo que requeriría leer miles de millones de mensajes públicos publicados por los usuarios chinos cada día-, obligará a las plataformas a aumentar drásticamente el número de personas que emplean para llevar a cabo la censura. La cuestión complicada es que nadie sabe si el gobierno tiene la intención de aplicar esto inmediatamente.

En Weibo, el popular servicio similar a Twitter, estas medidas de control más estrictas se aplican actualmente solo a las cuentas que han infringido las normas de censura de contenidos anteriormente, o cuando hay una discusión acalorada sobre un tema sensible. La versión de 2017 limitaba esas medidas a los "comentarios bajo información de noticias", por lo que no era necesario aplicarlas de forma universal. Pero la nueva actualización elimina esa restricción.

La existencia de un sistema de censura previa a la publicación puede determinar dónde estallan las protestas sociales en línea. En abril, un vídeo sobre el confinamiento extremo en Shanghái se hizo viral en los canales de WeChat, pero no en Douyin, la versión china de TikTok, en parte porque esta última plataforma revisa cada vídeo antes de publicarlo, mientras que la primera no lo hacía en ese momento.

Por el momento, las discusiones sobre el rigor con el que se aplicarán son sólo especulativas. Pero está claro que China está identificando las lagunas del Gran Cortafuegos y actualizando su normativa para solucionarlas. La censura está ganado terreno a la libertad de expresión.

Más noticias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente