China: Los nervios de los padres puestos a prueba con la política ‘cero Covid’

AP - Andy Wong

A medida que se acerca el invierno, se endurecen las restricciones sanitarias en China. Desde el martes por la mañana, los estudiantes vuelven a estar delante de una pantalla en casa. Las escuelas del mayor distrito de la capital china imparten sus clases en línea hasta el final de la semana.

Con nuestro corresponsal en Pekín, Stéphane Lagarde.

"1,2,3,4", dice la pantalla, "levanta los brazos y dobla las rodillas, con cadencia". El deporte, al igual que otras clases, vuelve a impartirse por computadoras para los pequeños pekineses este martes 8 de noviembre. Primero hubo un mensaje "urgente" de los profesores advirtiendo a los padres que "mantuvieran (sus) teléfonos abiertos" a última hora de la tarde. Luego se anunció que las aulas estarían cerradas hasta el final de la semana, antes de una nueva evaluación.

Yoyó sanitario

Aunque las cifras de infección siguen siendo bajas en comparación con la mayoría de los países -las autoridades sanitarias informaron el lunes de más de 5.000 nuevas infecciones-, China está registrando su mayor número de nuevos casos de Covid-19 en seis meses. Las decisiones, que a veces se consideran arbitrarias, delatan la febrilidad de los comités locales de prevención y control de la epidemia.

Tras el anuncio del cierre de las clases ayer, varias escuelas internacionales, entre ellas el Liceo Francés, fueron finalmente informadas de un cambio de decisión poco antes de la medianoche. Estas escuelas pudieron abrir el martes a mediodía y las demás deberían reabrir mañana en Pekín. La presión de las cancillerías ya había hecho que se pusiera fin a la separación de las familias durante los encierros de la primavera pasada en Shanghái.

La ira en las redes


Leer más sobre RFI Español