El empeño de China por seguir desinfectando superficies contra el Covid dos años después

·3 min de lectura

Más de dos años después de iniciada la pandemia y habiéndose publicado numerosos estudios sobre la baja probabilidad de que el contagio por coronavirus ser pueda producir por contacto con una superficie, desde China siguen llegando imágenes de funcionarios equipados con EPIs desinfectado calles y lugares públicos. Una forma de enfrentarse al virus que desde CNN recuerdan que hace ya tiempo que los expertos advirtieron que servía de poco. Aún así, las autoridades chinas siguen poniendo empeño en ello.

En pocos lugares del mundo se sigue aplicando la desinfección generalizada de superficies como medida contra el coronavirus. (Foto: REUTERS/Aly Song)
En pocos lugares del mundo se sigue aplicando la desinfección generalizada de superficies como medida contra el coronavirus. (Foto: REUTERS/Aly Song)

Lejos han quedado las imágenes de los equipos de desinfección recorriendo las calles armados con una mochila a sus espaldas repleta de líquido desinfectante y rociando muros y aceras o el ritual cada vez que se salía a la compra de desinfectar paquete por paquete, cambiarse la ropa y dejar fuera los zapatos. Es algo que, a medida que se fue conociendo mejor cómo se propagaba el coronavirus, se fue desechando ante los nuevos estudios y recomendaciones de los científicos. Una página de la historia reciente pasada para la mayoría en la que siguen instalados en China.

Allí, principalmente en Shanghái, donde se enfrentan desde hace semanas a un confinamiento sumamente estricto en base a su política ‘cero-Covid’, se siguen desinfectando calles y parques, por ejemplo. Citados por CNN, medios estatales informan a sus habitantes de que miles de trabajadores se afanan en desinfectar las áreas donde se han detectado positivos. Es una medida impuesta por el gobierno chino y parte importante de su política frente al Covid. Incluso en algunos barrios de la confinada Shanghái hay estaciones especiales creadas con ese fin.

Sin embargo, desde el citado medio estadounidense advierten de que estas medidas “pueden ser una pérdida de tiempo, esfuerzo y recursos” debido a que la transmisión del virus a través de superficies contaminadas es mínima. Es más, algunos expertos consultados por la cadena señalan que puede ser incluso contraproducente empeñarse en esa desinfección. “Los robots y la fumigación de calles son actos escénicos diseñados para reforzar la confianza pública en las acciones del gobierno”, advierte Nicholas Thomas, profesor asociado de la Universidad de la Ciudad de Hong Kong.

Equipados con desinfectante y trajes de aislamiento recorren las calles de Shanghái. (Foto: REUTERS/Aly Song)
Equipados con desinfectante y trajes de aislamiento recorren las calles de Shanghái. (Foto: REUTERS/Aly Song)

Mucho se ha escrito y hablado de esa insistencia en llevar a cabo medidas que se ha comprobado que son poco o nada eficaces por el hecho de que generan sensación de seguridad dentro del llamado ‘teatro de la higiene’ . Para Thomas, el problema se da “cuando la política domina y se aparta de la ciencia”.

Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. el contacto con una superficie contaminada con coronavirus tiene menos 1 entre 10.000 posibilidades de contraer Covid-19. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud también ha indicado que es “altamente improbable” el contagio por la vía de los alimentos o envases, como han apuntado las autoridades chinas.

Dale Fisher, profesor de la Universidad Nacional de la Escuela de Medicina Yong Loo Lin de Singapur, ha asegurado a la CNN que “realmente no hay ningún papel para la desinfección masiva de áreas al aire libre, pavimentos y paredes. Es poco probable que estén contaminados o causen transmisión a través de una superficie mucosa (como ojos, nariz o boca)”.

Pero más allá de que se gasten recursos, tiempo y esfuerzo en una medida con pocos beneficios a la hora de frenar los contagios, hay quien advierte de que la desinfección puede generar otro tipo de problemas ajenos al Covid-19. Emanuel Goldman, de la Escuela de Medicina de Rutgers-Nueva Jersey, remite a la OMS al recordar que “rociar desinfectantes, incluso al aire libre, puede ser nocivo para la salud de las personas y causar irritación o daño en los ojos, las vías respiratorias o la piel”.

EN VÍDEO | Residentes de Shanghái se enfurecen cuando el el gobierno instala cercas alrededor de sus casas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente