China y la India se distancian de la invasión rusa de Ucrania en la reunión del G20

El presidente de rusia, Vladímir Putin, no estuvo presente en la cumbre del G20 en Indonesia. Pero eso no evitó que la mayoría de los líderes de los países miembros le culparan a él de los problemas mundiales que han surgido tras la guerra en Ucrania, como la inseguridad alimentaria, la inseguridad energética y la inflación.

Los principales aliados de Rusia en esta cita internacional, como China o India, se están distanciando poco a poco del Kremlin...; y han permitido que se redacte un borrador mucho más amargo de lo esperado (no es seguro que se apruebe) de la declaración final de la cumbre del G20 criticando la guerra iniciada por Rusia.

El anfitrión de la reunión, el presidente de Indonesia, Joko Widodo, resumió el sentimiento general: "Ser responsable aquí también significa que debemos acabar con la guerra. Si la guerra no termina, será difícil que el mundo avance".

En un intento de mantenerse neutral, Pekín ha defendido la integridad territorial de Ucrania, pero sin condenar la invasión rusa. Sin embargo, el presidente de China, Xi Jinping hizo en su discurso una crítica velada a su aliado ruso al denunciar la "militarización" de los alimentos y la energía.

El primer ministro indio, Narendra Modi, que hace semanas le dijo personalmente a Putin que "no era tiempo de guerra", ha mantenido durante el día una reunión con el presidente de EE. UU., Joe Biden. Esta es una cooperación necesaria para garantizar un tope de precios al petróleo ruso, que Estados Unidos busca, para limitar los beneficios que Moscú utiliza para invertir en su línea de defensa.