China, a la expectativa por las conversaciones comerciales entre EE. UU. Y Taiwán

Las autoridades chinas reaccionaron a un comunicado de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) en las que anunciaba el inicio de "conversaciones comerciales" con Taiwán bajo una nueva iniciativa y con el objetivo de llegar a acuerdos con “resultados económicamente significativos”. China, que reclama el territorio taiwanés como suyo, anunció que tomará medidas firmes para defender su soberanía.

Un nuevo capítulo en la tensión entre China y Estados Unidos se abrió el 18 de agosto horas después de que Estados Unidos anunciara que iniciaría conversaciones comerciales con Taiwán, un espacio insular que las autoridades chinas reclaman como parte de su territorio.

China, a través del portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, instó a Estados Unidos a no cometer errores respecto a su relación con Taiwán y anunció que tomará medidas firmes para defender su soberanía e integridad territorial.

“Instamos a los EE. UU. a que no repitan sus fechorías. China actuará con resolución para defender su soberanía e integridad territorial. Instamos a los EE. UU. a que no calculen mal al respecto”, dijo Wang Wenbin, portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán.

En este sentido, Beijing instó a Washington a respetar el principio de una sola China. “Solo hay una China en el mundo, Taiwán es una parte inalienable del territorio de China. El Gobierno de la República Popular China es el único que legalmente representa a toda China. El principio de una sola China es el requisito previo para que la región china de Taiwán participe en la cooperación económica externa”, agregó el funcionario.

Relación comercial EE. UU. – Taiwán, una muestra de apoyo de Washington a Taipéi

Un comunicado emitido por la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos reveló que ese país y Taiwán comenzarán conversaciones sobre una iniciativa comercial y económica para el próximo otoño. La iniciativa, dada a conocer el 17 de agosto, se plasma siguiendo una promesa planeada para profundizar los lazos entre ambas naciones en medio de la oposición del gigante asiático.

“Hoy comenzamos negociaciones con Taiwán que profundizarán nuestra relación comercial y de inversión, avanzará en las prioridades comerciales mutuas basadas en valores compartidos y promoverán la innovación y el crecimiento económico inclusivo para nuestros trabajadores y empresas (…) Planeamos seguir un cronograma ambicioso para lograr compromisos de alto nivel y resultados significativos que cubran las once áreas comerciales en el mandato de negociación que ayudarán a construir una economía del siglo XXI más justa, próspera y resistente”, dijo Sarah Bianchi, representante comercial adjunta de Estados Unidos.

En el texto, la oficina del representante comercial estadounidense dejó claro que las partes habían “alcanzado un consenso sobre el mandato de negociación”.

Estados Unidos y Taiwán cuentan con una agenda sólida para llevar adelante conversaciones sobre temas como la facilitación del comercio, las buenas prácticas regulatorias y la eliminación de barreras discriminatorias en torno al comercio.

Por su parte, la Oficina de Negociaciones Comerciales de Taiwán señaló que su objetivo es impulsar la economía a través del comercio de sus productos agrícolas al tiempo que prevé ayudar a las pequeñas y medianas empresas a expandirse a los mercados estadounidenses.

Adicionalmente, Taipéi busca incrementar la confianza de los inversionistas internacionales hacia Taiwán bajo la premisa de atraer fondos y tecnología de Estados Unidos y el mundo.

En la actualidad, Taiwán ha generado interés en algunas economías del mundo, entre ellas Estados Unidos y China, debido a su posición como proveedor mundial de semiconductores que le convierten, de acuerdo con la publicación estadounidense 'Bloomberg', en un activo estratégico para los países que buscan tecnología de vanguardia en esos productos.

No obstante, la mirada de Estados Unidos hacia Taiwán se dio a conocer en junio cuando se reveló la Iniciativa EE.UU.-Taiwán sobre el Comercio del Siglo XXI, pocos días después de que el presidente Joe Biden ofreciera detalles del Marco Económico del Indo-Pacífico como parte de sus esfuerzos para contrarrestar la influencia de China en la región.

Desde entonces, Taiwán se ha convertido en el nuevo eje de tensión entre Washington y Beijing, tomando una mayor connotación durante la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a la isla a principios del mes de julio.

Con Reuters y medios locales