China construye reactores nucleares secretos que preocupan a los científicos

·4 min de lectura
Imagen de uno de los primeros reactores rápidos experimentales construidos por China en 2004. (Imagen creative commons vista en Flickr - crédito Petr Pavlicek / IAEA).
Imagen de uno de los primeros reactores rápidos experimentales construidos por China en 2004. (Imagen creative commons vista en Flickr - crédito Petr Pavlicek / IAEA).

Que China se ha convertido en una potencia económica mundial es algo innegable, pero lo cierto es que hasta ahora no ha querido competir con Estados Unidos y Rusia en el escalafón militar, al menos en la posesión de cabezas nucleares. Mientras los viejos enemigos de la Guerra fría poseen más de 1.300 cabezas nucleares cada uno, los chinos apenas cuentan con 270 en la actualidad. Ahora, algo podría estar cambiando en este sentido, y obviamente occidente observa con temor la posible escalada armamentística.

Teniendo en cuenta que China no destaca por su transparencia, lo cual espolea siempre las sospechas de occidente (véase el candente ejemplo del posible origen del coronavirus en un laboratorio de Wuhan) parece lógico que ciertas obras, que se están llevando a cabo en la pequeña isla de Changbiao, estén alterado a la comunidad científica internacional.

En efecto, en esta anodina islita situada en la provincia de Fujian, los chinos están construyendo dos misteriosos reactores nucleares que están provocando mucha preocupación. Estas dos instalaciones, que se prevé entren en funcionamiento en 2023 y 2023, son del tipo Reactor Rápido Chino 600 (o por abreviar CFR-600) y en ambos casos hablamos de reactores “breeder”.

En el argot de los técnicos en centrales nucleares productoras de electricidad, se conocen como reactores “reproductores” (“breeder” en inglés) a aquellos cuyo combustible genera más material fisible del que se consume. Por explicarlo de un modo sencillo, estos reactores consumen uranio como combustible (por ejemplo) y tras la reacción de fisión en la que se genera la electricidad, producen también mucho plutonio como subproducto. Este elemento pesado, una vez tratado, también puede emplearse como combustible.

¡Entonces genial! ¿no? Bueno, depende. El objetivo de la mayoría de las plantas nucleares es usar la mayor parte posible de su combustible para generar electricidad, y no producir más combustible. Especialmente teniendo en cuenta que el plutonio que se genera como subproducto es fácilmente convertible en armas nucleares. (Tanto que incluso la España franquista coqueteó con la idea de contar con su propio arsenal nuclear en los 60).

La “R” de rápido en las siglas de los dos reactores chinos en construcción implica que funcionarán con neutrones rápidos, que poseen una mayor energía natural que su alternativa, los así llamados neutrones termales, que deben mantenerse en un medio con temperatura controlada para poder actuar. Los CFR-600 chinos, por tanto, no necesitan de ese medio.

En occidente, se abandonó el desarrollo de esta clase de reactores rápidos hace bastante tiempo porque empleaban más uranio, elemento cuyo precio no ha dejado de subir dada su escasez. Sin embargo en China, como estamos viendo, se está apostando por esta tecnología que se basa en reactores refrigerados por sodio líquido, que soporta un rango de temperaturas mucho más amplio que el tradicional enfriamiento por agua.

En la imagen, pellets de combustible nuclear apilados verticalmente en largos tubos metálicos para su uso en la alimentación de reactores nucleares. (Imagen Creative Commons - crédito Areva / Comisión Reguladora Nuclear).
En la imagen, pellets de combustible nuclear apilados verticalmente en largos tubos metálicos para su uso en la alimentación de reactores nucleares. (Imagen Creative Commons - crédito Areva / Comisión Reguladora Nuclear).

Por lo que puedo leer, el combustible que usarán estos dos reactores chinos consistirá en una mezcla de óxidos (MOX), que se fabrica con residuos nucleares de plutonio y uranio empobrecido. En principio la idea suena bastante razonable, ya que el MOX es un método ideal tanto para reciclar combustible como para dar un uso civil al plutonio que se obtiene de desmantelar armas nucleares, tal y como explica en este hilo el conocido divulgador @OperadorNuclear.

¿Entonces por qué los Estados Unidos tiene la “mosca detrás de la oreja”? Como os decía, temen que China pretenda hacer acopio de plutonio para la construcción masiva de ojivas nucleares. Tal vez no tantas como para igualar a las 1300 de rusos y norteamericanos (algo que según algunos cálculos, China podría lograr en 2030 una vez estén ambos reactores en funcionamiento) pero si las suficientes para doblar su actual arsenal.

El problema una vez más es lo opaco que el gobierno asiático es a afectos informativos. Estados Unidos, Japón y Corea del Sur (por citar tres democracias con centrales nucleares) informan regularmente sobre sus existencias de plutonio “civil” a la Agencia Internacional de Energía Atómica. China en cambio dejó de hacerlo en 2017.

Sabemos que el gigante asiático está inmerso en un ambicioso plan para transformar en sostenible sus enormes necesidades energéticas (de hecho se ha fijado como objetivo ser neutro en emisiones de carbono antes de 2060). En ese plan se detalla la paulatina sustitución de centrales térmicas dependientes de combustibles fósiles por otros métodos de generación energética, entre los cuales figura la nuclear.

En cuanto a si estos dos misteriosos reactores nucleares, cada uno de los cuales producirá 1500 MWt y 600 MWe de energía, son un intento del gigante asiático por mejorar la calidad del aire de sus conciudadanos, o una apuesta por jugar en igualdad de condiciones en la liga de superpotencias nucleares, me temo que Xi Jinping no nos lo contará hasta que llegue su debido momento.

Me enteré leyendo Popular Mechanics.

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente