China, Australia y EE. UU. acentúan la carrera por la influencia en el Pacífico Sur

·4 min de lectura

De gira por las islas de la región, los jefes diplomáticos de Beijing y Canberra pujan por sumar naciones a sus bandos con perspectiva geopolítica. Mientras China asegura no tener intenciones de inmiscuirse en problemas internos y estrecha convenios, la ministra de Exteriores australiana advirtió de "consecuencias" por los pactos con el gigante de Asia. Entretanto, Estados Unidos sumó a Fiyi a un plan de cooperación con el que aspira a mantener a raya a China.

Las islas del Pacífico transitan días de intensa disputa geopolítica entre China, Australia y Estados Unidos, quienes apuntan convenios con los países isleños para obtener mayor influencia en la región.

En estos días, el canciller chino Wang Yi mantiene una gira por ocho de las naciones del Pacífico Sur con el objetivo de trazar un pacto económico y de seguridad. En simultáneo, la flamante líder de la diplomacia australiana Penny Wong reaccionó trasladándose a estos territorios insulares.

En una conferencia de prensa en la capital de Fiyi, Suva, Wong remarcó que "la seguridad de la región debe ser determinada por la región". "Históricamente ha sido el caso y creo que es algo bueno", agregó en la ciudad a la cual viajó el último jueves como respuesta a la gira de su homólogo chino y ante el riesgo de que les arrebate el rol de líder regional.

El recorrido de Wang profundizó las tensiones a pesar de que China aclaró que no tiene intenciones de interferir en los procesos internos de los países insulares ni de utilizarlos como plataforma para ganar peso en la zona.

Con temor a que Beijing acceda a estos territorios y asiente una base militar en el Pacífico Sur, en las proximidades de la frontera australiana, Wong pidió que se consideren las "consecuencias" que atraerá la presencia del gigante asiático.

Wang Yi tendrá un trayecto de diez días, el cual inició en Islas Salomón, prosiguió por Kiribati el viernes y continuará con Samoa, Fiyi, Tonga, Vanuatu, Papúa Nueva Guinea y Timor Oriental. La idea es confeccionar acuerdos e inversiones, como el logrado en Islas Salomón el mes pasado y que no cayó bien en Canberra.

Será en Suva donde se llevará a cabo una cumbre entre Wang y sus homólogos de las diez naciones, uno de los momentos bisagra de esta rotación china en la región.

Beijing y Honiara concretaron un trato que le da la posibilidad a los asiáticos de trabajar con los sectores de la aviación y turismo, un compromiso de infraestructura y las industrias marina y energética.

Durante su estadía en Kiribati –que, junto con Islas Salomón, es uno de los dos países que cortaron lazos con Taiwán en 2019 para acercarse a China–, Wang presentó un programa que consta de una variedad de acuerdos bilaterales y un pacto de cooperación multisectorial de cinco años con diez países del Pacífico.

El avance de China preocupa a Australia y, sobre todo, a Estados Unidos

El pacto multilateral que está buscando concebir Beijing abarca desde cuestiones de seguridad hasta un posible trato de libre comercio y políticas para combatir los efectos del cambio climático.

A partir del acuerdo de seguridad rubricado entre Islas Salomón y China, las alarmas se encendieron en los países occidentales y creció el temor por una potencial conformación de una base militar a menos de 2.000 kilómetros de Australia.

Si el ‘megapacto’ de China con los países insulares se afirma luego de la cumbre que tendrá con los ministros de Exteriores en Fiyi, se concretará el avance firme en la región de vital importancia geoestratégica.

Como contrapeso de los asiáticos, Estados Unidos juega sus cartas para que las islas no accedan tan fácil al plan de la segunda economía más grande del mundo. Washington comunicó el jueves que Fiyi se adherirá al Macro Económico del Indopacífico (IPEF), un proyecto lanzado la semana pasada que buscará afirmar de manera más concreta la presencia regional.

Según detalló Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional, Fiyi es el 14° país en plegarse al plan, el primero insular del Pacífico. "Estamos unidos en nuestro compromiso por una región del Indopacífico libre, abierta y próspera", afirmó.

"Un socio cercano de Estados Unidos y líder en la región como Fiyi agregará valor y perspectiva", añadió. Además, enfatizó en que los isleños podrán abordar "la crisis climática y construir una economía limpia que genere empleos bien remunerados".

En el IPEF ya están EE. UU. y Japón, como miembros fundadores, junto a Australia, Brunei, Corea del Sur, India, Indonesia, Filipinas, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur, Tailandia y Vietnam.

Con EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente