China aprueba un parque santuario para felinos más grande que Yellowstone

Tigre siberiano (Panthera tigris virgata) | Imagen wikicommons S. Taheri

No corren buenos tiempos para las especies amenazadas y mucho menos en China, un país cuyo rápido crecimiento económico está dejando secuelas medioambientales notables. Sin embargo, entre noticias de contaminación y amenazas para especies únicas, por fin aparece una luz para unos animales que representan la belleza salvaje de aquellas tierras: los grandes felinos.

En estos días el gobierno chino acaba de aprobar un proyecto que significaría un respiro para dos de las especies más amenazadas de todo el planeta, el tigre siberiano y el leopardo de Amur. La idea consiste en un Parque Nacional que sirva de santuario natural frente a lo que parece un imparable riesgo de extinción.

Esta reserva natural se situará a caballo entre las provincias de Jilin y Heilongjiang, al noreste del país y lindando con Rusia y Corea del Sur. La extensión total del parque será inmensa: casi 15.000 km², algo que comparado con el espectacular Parque de Yellowstone (que abarca unos 9.000 km²) nos ayuda a visualizar mejor la importancia de este proyecto.

Leopardo de Amur ( Panthera pardus orientalis) | Imagen wikicommons D. Ramsey

Por supuesto, la importancia de este paso adoptado por China beneficiará a innumerables especies menos emblemáticas y ayudará a proteger un hábitat mucho más amplio, más allá de salvaguardar las dos especies de felinos amenazadas.

La situación del tigre siberiano (Panthera tigris virgata), a pesar de seguir en la lista roja de especies amenazadas, ha mejorado ostensiblemente durante la última década. Gracias a iniciativas de conservación como el Siberian Tiger Project, la población de este felino ha conseguido doblarse y pasar de unos 250 ejemplares a unas estimaciones de 500. Unas cifras aún preocupantes pero que, gracias a proyectos como éste, permiten un cierto optimismo.

Por otro lado, el leopardo de Amur se encuentra mucho más amenazado. Es difícil realizar un censo exacto sobre una especie tan escurridiza y escasa pero las últimas cifras hablan de menos de 30 ejemplares en 2007… un número que posiblemente se haya reducido en los últimos años, colocando al leopardo de Amur al borde de la desaparición.

Proteger el hábitat natural de estas especies en peligro de extinción es el primer paso para su salvación… lo que no sabemos aún es si habremos llegado a tiempo.

Referencias y más información:

Dominic Mosbergen “In Big Win For Big Cats, China Approves National Park Larger Than Yellowstone” HuffPost