China sanciona a personas y entidad de EEUU y Canadá, en pulso sobre uigures

·2 min de lectura
Simpatizantes de la minoría uigur se manifiestan contra el trato hacia ella del Gobierno chino, el 1 de octubre de 2020 en Estambul

China anunció este sábado sanciones contra tres personas y una entidad de Estados Unidos y Canadá, en respuesta a las impuestas por ambos países en estos días debido al trato que Pekín reserva a la minoría uigur.

Dos miembros de la Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional, el diputado canadiense Michael Chong y una comisión parlamentaria canadiense de derechos humanos tienen a partir de ahora prohibida la entrada en China, Hong Kong y Macao, dijo el ministerio chino de Relaciones Exteriores.

Al menos un millón de uigures y personas que pertenecen a otros grupos musulmanes están retenidos en campos de la región de Xinjiang (noroeste), según grupos de defensa de los derechos humanos, que acusan al gobierno chino de imponerles trabajos forzados y de esterilizar a las mujeres.

La Unión Europea (UE), el Reino Unido, Canadá y Estados Unidos sancionaron a varios miembros de la jerarquía política y económica en Xinjiang esta semana, para ejercer presión, lo que ha provocado una rápida represalia de Pekín, en forma de sanciones contra individuos europeos y británicos.

El ministerio de Relaciones Exteriores chino acusó el sábado a Estados Unidos y Canadá de imponer sanciones "basadas en rumores y desinformación".

Los responsables occidentales sancionados tampoco podrán hacer negocios con ningún ciudadano o empresa de China.

Esas personas "deben parar de manipular políticamente todo lo relacionado con Xinjiang y dejar de inmiscuirse en los asuntos internos de China", advirtió el ministerio, porque de lo contrario "se pillarán los dedos".

"Las sanciones de China son un ataque contra la libertad de expresión, la transparencia y la democracia", reaccionó el primer ministro canadiense Justin Trudeau mediante un tuit.

Por su parte el diputado conservador canadiense Michael Chong dijo que la sanción china era una "distinción honorífica".

"Tenemos el deber de exigir cuentas a China por su represión en Hong Kong y su genocidio de los uigures. Nosotros, que vivimos libremente en democracias, bajo un Estado de derecho, tenemos que ser la voz de los que no tienen", añadió Chong.

tjx/apj/axn/bl-jz/