Chile dice que la aprobación de la vacuna Coronavac en la OMS es "una muy buena noticia"

·3 min de lectura

Santiago de Chile, 1 jun (EFE).- El ministro de Salud de Chile, Enrique Paris, celebró que la Organización Mundial de la Salud (OMS) haya aprobado este martes el uso de la vacuna contra la covid-19 Coronavac, del laboratorio chino Sinovac, la que más se ha administrado en el país.

"Es una gran noticia y una alegría para Chile y para nuestro plan de inmunizaciones", afirmó el funcionario.

La OMS aprobó este martes el uso de emergencia de Coronavac, que se convirtió en la segunda inyección china que obtiene la luz verde del organismo, tras la desarrollada por Sinopharm que se autorizó el pasado mayo.

"De las seis vacunas que la OMS ha aprobado para su uso de emergencia, Chile cuenta con tres: Pfizer, Astrazeneca y ahora Sinovac", agregó Paris.

De los 22 millones de dosis que ha recibido Chile desde el inicio de la pandemia, más de 17 millones son de Coronavac, aunque también han llegado en menor medidas de Pfizer (3,6 millones), de Astrazeneca (cerca de 700.000) y de Cansino (300.000).

El suero de Sinovac, que requiere de dos inyecciones y es de virus inactivado, tiene menos efectividad para contener los contagios que el resto de vacunas aprobadas por la institución, , según los estudios publicados al respecto.

Un informe difundido por el Gobierno chileno afirma que esta vacuna china evita un 65,3 % de contagios, frente al 95 % de efectividad de Pfizer/BioNTech o el 80 % de AstraZeneca, aunque es un 86 % eficaz para evitar las muertes y un 90,3 % para frenar los ingresos en unidades de cuidados intensivos.

Chile, de 19 millones de habitantes, lleva a cabo uno de los procesos de vacunación más rápidos del mundo: el 52,7 % de la población objetivo ya ha recibido las dos dosis, una cifra que lo sitúa solo por detrás de Israel.

Los expertos apuntan a la negociación anticipada y diversificada de las vacunas, así como la amplia red de atención primaria, como factores clave del éxito de la inmunización, a la que ya han podido acceder de forma voluntaria todos los mayores de 25 años, así como los sanitarios, enfermos crónicos y trabajadores esenciales.

Sin embargo, la meta del Gobierno de Sebastián Piñera, que pretendía vacunar antes del 1 de julio a toda la población objetivo, está lejos de cumplirse, puesto que a un mes de vencer el plazo, el porcentaje de las personas que han recibido al menos una dosis se sitúa en el 70,2 %.

El país, que acumula casi 1,4 millones de contagios y más de 29.000 decesos, vive en paralelo desde hace días un repunte de casos y no logra dejar atrás una segunda ola que comenzó en marzo tras las vacaciones de verano y que llevó a las autoridades a decretar cuarentena para más del 90 % de la población.

Desde mayo las restricciones se suavizaron: se atrasó el toque de queda una hora, se levantó la cuarentena en decenas de barrios de todo el país y entró un vigor un carné de movilidad que otorga mayores libertades a vacunados.

(c) Agencia EFE