Chile rechaza la nueva Constitución con una amplia mayoría

·1 min de lectura

Miles de chilenos salieron a las calles para celebrar el triunfo del rechazo a la nueva Constitución del país. La nueva carta magna ha sido descartada por casi el 62% de los votos, de tal forma que se mantiene la ley fundamental actual heredada de la dictadura de Augusto Pinochet y reformada parcialmente en democracia.

"Es un triunfo realmente sorprendente y eso significa que Chile es un país que rechaza el comunismo, el marxismo, el intento del comunismo por apoderarse del poder", señala Rafael, uno de los que ha acudido a celebrar la victoria del rechazo a la nueva Constitución.

"Chile necesita un cambio, pero no necesita comunismo y eso es lo que la nueva Constitución estaba tratando. Estaba creando desigualdad y división en Chile", apunta Mónica que también ha acudido a las celebraciones.

La nueva propuesta consagraba un nuevo abanico de derechos sociales en un país con la mayoría de sus derechos básicos privatizados, incluido el del agua. Además, había sido definida como la más feminista y una de las más vanguardistas del mundo en igualdad de género y protección de la naturaleza; pero la inclusión del carácter plurinacional del Estado, el derecho a la interrupción del embarazo o la eliminación del Senado fueron algunos de los temas que generaron más animadversión entre la ciudadanía. El presidente del país se ha comprometido a impulsar un nuevo proceso constituyente que logre interpretar a la mayoría.

"Esta decisión exige a nuestras instituciones y actores políticos que trabajemos con más empeño, con más diálogo, con más respeto y cariño, hasta arribar a una propuesta que nos interprete a todos, que de confianza, que nos una como país", destacaba el presidente Boric. "Y allí, el maximalismo, la intolerancia y la violencia con quien piensa distinto deben quedar definitivamente a un lado", añadía.

El rechazo ha sido defendido por partidos que abarcan desde la extrema derecha hasta el centro izquierda y de momento no hay unanimidad respecto a cómo continuar el proceso constituyente. El presidente ha señalado que el proceso requerirá de ajustes en el equipo de Gobierno y ha convocado a los líderes del Congreso y a representantes de la sociedad civil a una reunión en el Palacio de La Moneda este lunes.