Chile: Boric da un primer paso en su plan de búsqueda de desaparecidos

·3 min de lectura
© Alberto Valdes/EFE

La ministra de Justicia chilena nombró este jueves a los actores llamados a participar en el plan de búsqueda de personas desaparecidas en la dictadura de Augusto Pinochet, previsto para dar inicio en 2023 y que contará con la participación de familiares y asociaciones de víctimas.

El Gobierno de Chile comenzó a mover las fichas para lo que se ha convertido en una de las promesas centrales del Gobierno de Gabriel Boric: dar con el paradero de casi 1.200 desaparecidos durante la dictadura de Pinochet.

Este jueves, la ministra chilena de Justicia, Marcela Ríos, encargada de la iniciativa, indicó en un acto que tuvo lugar en el Museo de Educación Gabriela Mistral, en el centro de Santiago, que el plan se llevará a cabo en conjunto con familiares y agrupaciones de víctimas de la dictadura.

La sociedad civil y "todos los ministerios e instituciones" también tendrán que estar "al servicio de este trabajo", dijo la titular de esta cartera, ante representantes de organizaciones de memoria y derechos humanos, también llamados a participar.

"Más allá de que los perpetradores de crímenes no quieran hablar, hay muchas instituciones que pueden colaborar y, como Estado, tenemos deudas y tareas pendientes, desde el Servicio Médico Legal, hasta instituciones fiscales o el Poder Judicial", solventó la ministra.

"Si hay que tomarlo con calma, lo vamos a tomar"

A pesar de que el Ejecutivo espera tener listo el diseño del plan a finales de año, la subsecretaria de Derechos Humanos, Haydee Oberreuter, aseguró que "hay un mandato prefigurado de las organizaciones que les interesa que las cosas se hagan bien y si hay que tomarlo con calma, lo vamos a tomar", apuntó.

El pasado 1 de junio, el presidente del país suramericano, Gabriel Boric, prometió "seguir buscando incansablemente" a los detenidos desaparecidos. En efecto, Ríos manifestó que la iniciativa reitera el "compromiso del Gobierno" con las víctimas.

Chile vivió bajo la dictadura de Augusto Pinochet durante 17 años. En ese lapso de tiempo, más de 40.000 personas fueron víctimas de su mandato, entre ejecuciones, detenciones y desapariciones forzosas, encarcelamientos políticos y torturas, según la comisión oficial que se encargó de recopilar los datos.

La misma fuente estima que más de 3.200 chilenos murieron a manos de agentes del Estado y 1.159 personas fueron víctimas de desaparición forzada durante la dictadura.

¿Qué avances se prevén para los próximos meses?

Boric expuso en junio las medidas que pretende aplicar para llevar a cabo la propuesta del Ministerio de Justicia.

Entre ellas, extender la campaña 'Una gota de sangre por la verdad y la Justicia', que consistirá en la toma de muestras de sangre en el país para completar bases de datos genéticas.

También se pretende evaluar la información que ha sido recopilada en programas de búsqueda anteriores, en aras de optimizar el trabajo del nuevo proyecto, que se prevé llevar a cabo mediante el uso de nuevas tecnologías de identificación.

Además, quiere convocar a una mesa de trabajo que reúna a todos los involucrados en el plan.

Finalmente, se fortalecerá la Unidad de Programa de Derechos Humanos y la Unidad de Derechos Humanos del Servicio Médico Legal, con la inclusión de más personal profesional que sea capaz de llevar a cabo una política de búsqueda administrativa.

Con EFE y medios locales