Chile: el último debate presidencial tuvo como objetivo al ultraconservador Kast

·3 min de lectura

A pocos días de la primera vuelta presidencial del 21 de noviembre, los candidatos se reunieron para discutir los grandes temas de Chile. Este evento quedó signado por las críticas y ataques contra José Antonio Kast, defensor de la última dictadura y uno de los favoritos a quedarse con el sillón presidencial, superado por el izquierdista Gabriel Boric, claro finalista según los sondeos.

El Gobierno de Sebastián Piñera al frente de Chile, que comenzó en 2018 y que estuvo caracterizado por las revueltas sociales, llega a su fin. Y para el pueblo trasandino, llegó el momento de definir nuevas autoridades.

El próximo domingo habrá elecciones en el país sudamericano y para cerrar la contienda los candidatos mantuvieron un último debate de ideas antes de una votación, considerada como una de las más inciertas de este siglo.

En estos comicios también se renovará gran parte del Parlamento con la elección de 155 diputados para los próximos cuatro años y 27 de 43 senadores para los ocho venideros.

Seis de los siete postulantes estuvieron en el debate. José Antonio Kast -presidente del Partido Republicano, abogado de 55 años- y el izquierdista Gabriel Boric son los dos mejores perfilados para el sufragio del fin de semana.

Más atrás aparecen la demócrata-cristiana Yasna Provoste y el hombre del oficialismo Sebastián Sichel, exministro de Desarrollo Social y Familia. Los otros candidatos, que tienen menor intención de voto, son el progresista Marco Enríquez-Ominami, Eduardo Artés de la izquierda radical y Franco Parisi, un disruptivo economista que vive en Estados Unidos. Este último fue el único sin concurrir al debate por dar positivo al Covid-19 días antes.

La particularidad se dio en los ataques constantes hacia el ultraconservador Kast, un reivindicador de la dictadura de Augusto Pinochet y uno de los dos candidatos que encabezan las encuestas de cara al sufragio luego de semanas en las que absorbió el apoyo de los votantes del oficialismo y hasta es respaldado por miembros del Gobierno.

Kast, en el centro de las críticas por el desconocimiento de su propio plan de gobierno

Sin embargo, su postura elogiosa para el régimen de Pinochet no fue lo único que sus contrincantes utilizaron para criticarlo. Su abierta determinación contra el matrimonio igualitario y el aborto también fueron parte del tenso debate que se desarrolló el lunes.

Boric manifestó que en el programa electoral de Kast “hay una serie de actos discriminatorios que ponen en riesgo avances que han sido sustantivos en materia de derechos humanos”.

Según señalan las encuestas preliminares, Boric y Kast estarían en condiciones de definir la elección en una segunda vuelta.

Kast ha reiterado en distintas ocasiones que la elección de 1989 fue “democrática, libre e informada”, lo cual provocó críticas de sus contrincantes, la prensa y una buena parte de la opinión pública en general.

El oficialista Sichel le salió al cruce al tildar de “lamentable” el desconocimiento de los hechos previos a la elección del 89. “Se seguía torturando, encarcelando y relegando”, disparó Provoste.

Otro de los focos por los que recibió dardos fue su afirmación de la existencia de un “lobby gay” que apunta a influir a las personas.

Entretanto, rechazó la legalización del aborto y aseveró que un programa educativo que muestre familias homoparentales es “adoctrinamiento”.

Kast se ha defendido al decir que no tiene “ningún problema con el mundo homosexual” y que nadie puede acusarlo de haber discriminado a alguien.

Con EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente