¿Otro Chernóbil? Ucrania, al borde de un nuevo desastre nuclear

·3 min de lectura

El 26 de abril de 1986 se producía el accidente nuclear de Chernóbil, al norte de Ucrania (Unión Soviética). La explosión de un reactor provocó uno de los mayores desastres ambientales de la historia. Miles de personas sufrieron la exposición a la radiación y se implantó una zona de exclusión alrededor del complejo.

Han pasado 36 años desde esta tragedia, la Unión Soviética ya no existe y dos de los países que la componían entonces, Ucrania y Rusia, se encuentran inmersos en una guerra que se acerca rápidamente a los seis meses. Y en el horizonte vuelve a haber riesgo de un grave desastre nuclear.

Los ataques sobre Zaporiyia hacen temer un nuevo Chernóbil. (Photo by ANDREY BORODULIN/AFP via Getty Images)
Los ataques sobre Zaporiyia hacen temer un nuevo Chernóbil. (Photo by ANDREY BORODULIN/AFP via Getty Images)

Los enfrentamientos en Zaporiyia han puesto en alerta a todo el planeta ante el riesgo cada vez más real de revivir lo que se vivió hace más de tres décadas en Chernóbil.

Tanto Kiev como Moscú se acusan mutuamente de estar cometiendo ataques alrededor de la central nuclear de esta localidad, situada al sur de Ucrania, que está bajo control de Rusia desde los primeros compases de la guerra. Una situación de extremo riesgo que fácilmente puede desembocar en una nueva tragedia nuclear.

De momento, los hechos no animan a ser muy optimistas, ya que los ataques han provocado el parón de uno de los reactores de la central nuclear, que además es la más grande de Europa.

Ucrania acusa a Rusia de almacenar armamento pesado y haber convertido la planta en una especie de refugio desde el que lanzar los ataques. Por parte del Kremlin, se denuncia que los ucranianos están haciendo todo lo posible por recuperar el complejo y eso incluye ataques peligrosos sobre el lugar.

Así pues, en esta situación de hostilidades declaradas, ambos países están jugando con fuego y los temores sobre la seguridad de Zaporiyia han ido en aumento.

Uno de los primeros en lanzar la voz de alarma ha sido el director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica, Rafael Mariano Grossi.

"Estoy extremadamente preocupado por el bombardeo de ayer en la mayor central nuclear de Europa, que pone de manifiesto el riesgo muy real de un desastre nuclear que podría amenazar la salud pública y el medio ambiente en Ucrania y más allá", señaló en un comunicado.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Y es que las acusaciones desde Occidente apuntan a que Rusia está utilizando la central como escudo, ya que consideran que Ucrania no se atreverá a devolver los ataques causando una crisis nuclear. Sin embargo, el riesgo es cada vez más alto y la situación puede terminar muy mal si ambos contendientes mantienen su actitud.

Al mismo tiempo, Moscú prosigue sus ataques en Donetsk con el objetivo de tener bajo su control toda la región del Donbás, lo que supondría un gran avance para Putin en la guerra.

Esperemos que por el camino no se viva en Zaporiyia una catástrofe similar a la de Chernóbil que aboque al continente europeo a un nuevo desastre nuclear de consecuencias imprevisibles.

EN VÍDEO I Polémica en torno a Chernóbil, varios ‘influencers’ posan en la zona de la catástrofe

Más historias que te pueden interesar: