El certificado sanitario busca "restablecer la libertad de circulación", según la Comisión Europea

·2 min de lectura
Ursula von der Leyen se quita la mascarilla al inicio de la rueda de prensa que dio tras la reunión sobre el proyecto de certificado sanitario europeo, el 17 de marzo de 2021 en Bruselas

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, presentó este miércoles un proyecto de emisión de un certificado sanitario para volver "seguros" los viajes y ayudar a Estados miembros de la UE a restablecer la "libertad de circulación".

El documento, formalmente llamado "Certificado Digital Verde", registrará que el portador ha sido vacunado, es inmune o ha obtenido resultado negativo de un examen de PCR, y las autoridades esperan poder implementarlo a tiempo para salvar la temporada turística del verano boreal.

El documento "estará disponible, de forma gratuita, en formato digital o en papel, e incluirá un código de barras para garantizar la seguridad y autenticidad del certificado", anunció la Comisión Europea.

El comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, apuntó que el certificado "no será un requisito previo para ejercer el derecho a la libre circulación y no discriminará de ningún modo".

Con relación a la vacunación, el certificado tendrá en cuenta las cuatro vacunas que ya fueron autorizadas para aplicación en la UE: las de BioNTech/Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Johnson & Johnson, aunque países del bloque podrían aceptar certificación emitida por otras vacunas.

El certificado será válido en todos los países europeos y la intención de la comisión es que esté disponible a tiempo para la temporada del verano boreal (de fines de junio a fines de septiembre).

En este escenario, la Comisión adoptó una propuesta legislativa para establecer "un marco común" sobre el certificado digital, así como un proyecto de normativa para emitir esos certificados a ciudadanos de terceros países que residan en la UE.

"Por razones jurídicas, son necesarias propuestas separadas para los ciudadanos y los no ciudadanos de la UE", apuntó la Comisión, aunque señaló que "no existe diferencia de trato entre los ciudadanos y los no ciudadanos de la UE admisibles a efectos de los certificados".

ahg/mb