La paradoja de que un estudio tan importante sobre las vacunas pase ahora desapercibido

·4 min de lectura
La variante Ómicron vuelve a sembrar de dudas las fiestas de navidad
La variante Ómicron vuelve a sembrar de dudas las fiestas de navidad

Justo ahora se cumplen dos años desde el inicio de la gran crisis sanitaria desplegada por el coronavirus SARS-CoV-2 en todo el mundo. En estas fechas aparecían los primeros contagiados en China y, precisamente el 17 de diciembre de 2019, se confirmaba la primera admisión hospitalaria documentada en Wuhan. La incertidumbre, la falta de datos y las lagunas ante un nuevo y desconocido virus se extendieron durante meses. Los estudios rigurosos conllevan tiempo, recursos materiales y precisión, la ciencia tiene sus plazos y durante mucho tiempo tuvimos que aprender a convivir con las infinitas dudas que se presentaban a diario. Los medios de comunicación más rigurosos informaban con la mayor precaución mientras los divulgadores nos acostumbramos a trabajar con Pre-prints y con la inseguridad que ofrecían los primeros estudios aún sin revisión por pares. Estos dos años de pandemia han terminado convirtiéndose en un verdadero desafío para la información veraz, todo un ejercicio de paciencia y contención, y finalmente una gran lección sobre cómo lidiar con la incertidumbre.

Y aquí llega una de las grandes paradojas de nuestro tiempo: justo cuando contamos con estudios valiosos, publicados y revisados a conciencia, ahora que podemos acudir a trabajos firmes con evidencias sólidas… ahora ya no es noticia. Como sociedad nos hemos acostumbrado a exigir certezas a una velocidad casi imposible de seguir, y sin embargo, cuando las obtenemos ya estamos en otra pantalla. Tras meses de trabajo recopilando datos, realizando comparaciones y diseñando experimentos empiezan a llegar ahora los más amplios meta-análisis, los estudios de cohorte o los grandes estudios de casos y controles. Las revistas especializadas más rigurosas están publicando los mejores trabajos hasta la fecha y sin embargo apenas obtienen repercusión.

Esta misma semana se ha publicado en Nature Medicine el mayor estudio hasta la fecha sobre complicaciones cardiacas después de la vacunación o infección con COVID-19, siendo además el primero en comparar el riesgo de eventos cardíacos entre las diferentes vacunas y la simple infección por coronavirus. Las conclusiones son claras y directas: los riesgos asociados a las vacunas son significativamente más bajos que el riesgo asociado a contraer la COVID.

El trabajo lo presentan investigadores de la Universidad de Oxford, en colaboración con otras instituciones y centros del Reino Unido, y representa un magnífico ejemplo de paciencia, manejo de grandes cantidades de datos y seguimiento continuado durante meses. En concreto, los científicos de Oxford han analizado los casos de los casi cuarenta millones de personas vacunadas al menos con una dosis en Reino Unido en el periodo que va desde el 1 de diciembre de 2020 y el 24 de agosto de 2021.

El número exacto de sujetos en control fue de 38.615.491 adultos (mayores de 16 años) para investigar el ingreso hospitalario o la muerte causada por complicaciones cardíacas como miocarditis, pericarditis o arritmias cardíacas en los 28 días siguientes a su vacunación en comparación con aquellos que dieron positivo por coronavirus sin estar vacunados.

“Este es el estudio más grande hasta la fecha sobre resultados cardíacos agudos después de la vacunación o infección con COVID-19”, explica Martina Patone de la Universidad de Oxford y coautora de la publicación. “Los estudios siguen confirmando que las vacunas COVID son altamente efectivas para reducir los riesgos más graves y lo que hemos encontrado en nuestro estudio es que los riesgos de complicaciones cardíacas raras asociadas a las vacunas son mucho más bajos que los riesgos asociados con contraer COVID. Por ejemplo, por cada millón de personas vacunadas se estiman entre 1 y 10 eventos adicionales de miocarditis, mientras que aparecen 40 casos adicionales por cada millón de personas infectadas con COVID sin vacunar”.

Llegan las fechas navideñas y la amenaza de Ómicron vuelve a sembrar de dudas el panorama de los próximos meses. Regresa la incertidumbre ante una nueva variante desconocida… pero ahora es diferente, contamos con algunas certezas a las que agarrarnos y una de ellas es la eficacia y seguridad de la vacunación frente a los elevados riesgos de contagiarnos sin vacunar.

Vídeo | Un componente de una planta venenosa podría proteger contra todas las variantes del covid

Más noticias y artículos importantes sobre actualidad COVID en Yahoo:

No estamos aplicando lo aprendido tras dos años de pandemia respecto a Ómicron

La falacia de las mutaciones de Ómicron está extendiendo una alarma innecesaria

Podemos desarrollar vacunas contra otras variantes en apenas unos días

Referencias científicas y más información:

Patone, Martina, et al. «Risks of Myocarditis, Pericarditis, and Cardiac Arrhythmias Associated with COVID-19 Vaccination or SARS-CoV-2 Infection». Nature Medicine, diciembre de 2021, pp. 1-13. www.nature.com, https://doi.org/10.1038/s41591-021-01630-0.

Universidad de Oxford “COVID-19 infection more likely than vaccines to cause rare cardiovascular complications

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente