Centros de aislamiento similares a prisiones: destapan la cruda realidad sobre la baja incidencia de Covid-19 en China

Las autoridades chinas parecen dispuestas a todo para seguir manteniendo la baja incidencia de Covid-19 en el país pese a la alta capacidad de contagio de la variante Ómicron. A día de hoy, hay 3.476 positivos en un territorio donde viven 1.400 millones de personas, 24 de las cuales se encuentran en estado grave. Unas cifras que nada tienen que ver con las que se están registrando diariamente en el resto del mundo.

Ayer, Beijing detectó 221 nuevas infecciones, 166 por contagio local, y las autoridades sanitarias ya se han puesto manos a la obra para frenar la expansión mediante una serie de medidas estrictas que muchos consideran una vulneración de los derechos humanos. Pero, ¿de qué medidas se trata?

Pues bien, las principales son el cierre de fronteras y los confinamientos masivos, incluso, ante casos sospechosos. Debemos tener en cuenta que, actualmente, hay un total de 20 millones de personas encerradas en sus hogares tras el bloqueo de las ciudades de Anyang y Youzhou, donde ni tan siquiera pueden salir a comprar alimentos.

Pero la medida más controvertida y que ha generado mayor rechazo, tras la difusión de unas imágenes en las redes sociales, son los llamados campamentos de cuarentena a los que se traslada a los positivos, contactos estrechos y sospechosos.

Se trata de unos centros de aislamiento con capacidad para miles de personas formados por pequeños habitáculos individuales construidos con planchas metálicas y en los que deben permanecer durante dos semanas. En el interior, tan solo hay una cama de madera, un lavabo y una mesilla.

Las imágenes grabadas por algunos de los ocupantes son realmente impactantes ya que se pueden ver las dimensiones infrahumanas de las cabinas, a padres separados de sus hijos menores y comunicándose a través de las ventanas de las mismas o a los trabajadores dejándoles la comida en la puerta como si fueran presos.

Además, según publican algunos medios de comunicación como el Daily Mail, las autoridades organizan traslados masivos obligados a estos centros de internamiento preventivo en cuanto se declara alguna amenaza por Covid-19 en alguna ciudad o región. Y es que son espacios distribuidos por todo el país.

Estas cuarentenas y confinamientos se han endurecido desde el cierre de Wuhan y la provincia de Hubei a principios de 2020 cuando explotó la pandemia. La proximidad de los Juegos Olímpicos de Invierno, que se inauguran el 4 de febrero en Beijing, y el surgimiento de Ómicron son los causantes de la situación actual.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente