Centroamérica debe abordar la violencia armada con un trabajo integral

Vista de un arma de fuego. EFE/Alberto Peña/Archivo

San José, 28 nov (EFE).- Centroamérica, una región donde se calcula que hay al menos 1,5 millones de armas de fuego ilegales, debe aplicar un abordaje integral para prevenir y reducir la violencia armada, trabajando en controles, decomisos y compartiendo las mejores prácticas aplicadas en cada país.

Así lo expresaron expertos este jueves en Costa Rica durante la conferencia “Reduciendo el tráfico de armas y municiones: Hacia una Centroamérica segura sin el temor de la violencia armada”, organizada por la Fundación Arias para la Paz y que busca compartir información y analizar los retos en la materia.

LAS ARMAS, UNA DISCUSIÓN PENDIENTE EN LA REGIÓN

"Las armas de fuego cumplen un papel fundamental en el tema de violencia y a partir de ahí desarrollamos otras temáticas en donde las armas de fuego son un factor común en maras, pandillas, seguridad privada, violencia de género, hasta llegar con la criminalidad organizada", explicó e Efe la directora académica de la Fundación Arias para la Paz, Ana Yancy Espinoza.

La Fundación asegura que a nivel regional las armas de fuego tienen una relación con más del 70 % de los homicidios y el 80 % de otros tipos de delitos.

La especialista indicó que desde esa perspectiva uno de los "elementos relevantes es tratar de ver cómo podemos incidir para hacer modificaciones y por lo menos poner el tema en la agenda y que se discuta, y esto es una cuestión de la región".

Según las autoridades, la subregión Centroamericana cuenta con las tasas de violencia armada más altas del mundo. En el año 2017 según un reporte de InSight Crime, El Salvador registró 60 muertes violentas por cada 100.000 habitantes, Honduras 42,8 por 100.000 habitantes y Guatemala tuvo una tasa de 26,1.

Panamá con una tasa de 10,2, mientras que Costa Rica alcanzó 12,1 por cada 100 mil habitantes, el mayor número en su historia y Nicaragua un total de 7 por 100.000 habitantes, sin tomar en cuenta la crisis política que vive actualmente el país.

AL MENOS 1,5 MILLONES DE ARMAS ILEGALES

Datos analizados por la Fundación Arias revelan que en Centroamérica, incluyendo Belice, hay registradas un total de 1,2 millones de armas de fuego, mientras que se presume que las ilícitas alcanzan los 1,5 millones de armas de fuego.

"La violencia armada es un fenómeno multicausal y se tiene que abordar de esa manera (...) tenemos que trabajar en políticas de prevención de violencia, armas y municiones, mejorar el sistema de intercambio de información, investigación, controles y circulación de armas de fuego, así como el tráfico ilícito", afirmó a Efe la coordinadora del Programa de Seguridad Humana de Guatemala, Mayda de León.

La experta añadió que existen muchos desvíos de las armas legales a la ilegalidad, ya que no existe seguridad adecuada en los arsenales tanto de empresas privadas como instituciones del Estado y "eso es lo que hace que puedan desviarse y traficarse".

Entre otros temas las expertas destacaron la importancia de sensibilizar a la población sobre prevenir la violencia interpersonal, educar para disminuir reacciones violentas, así como realizar más operativos y brindar más recursos a ministerios encargados.

En la conferencia, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica y es financiada por el Gobierno de Alemania, participaron 30 invitados especializados en el tema provenientes de Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Panamá, Perú y Costa Rica.

María José Brenes