En su centenario, la Iglesia kimbanguista comulga con el poder en República Democrática de Congo

Samir TOUNSI
·4 min de lectura

El culto kimbanguista, una iglesia cristiana de África, nacida en Congo, celebra este martes 100 años en la ciudad santa de Nkamba, en presencia del presidente Félix Tshisekedi, en señal de obediencia al poder establecido, a diferencia de los católicos que lideran el descontento político y social.

Fundada por el "papa" Simon Kimbangu el 6 de abril de 1921, los fieles vestidos de blanco y verde van a inundar la ciudad santa y la "Nueva Jerusalén" de Nkamba, en la provincia de Kongo-central (a unos 200 km al oeste de Kinshasa), otrora epicentro del prestigioso reino Kongo antes de la llegada de los europeos en los siglos XV-XVI.

Fiel de una iglesia evangélica, el presidente de la República Félix Tshisekedi es esperado en el imponente templo construido al fin de una larga carretera de tierra que algunos comparan al "camino de la cruz".

Los kimbanguistas prometieron obediencia al jefe del Estado investido en enero de 2019, y apoyan su nueva mayoría "Unión Sagrada de la Nación" que apartó a su predecesor Joseph Kabila del poder.

Con el mismo celo, los kimbanguistas colaboraron con los regímenes de Kabila padre e hijo (1997-2019) y apoyaron la larga dictadura del mariscal Mobutu (1965-1997).

Y es que "respetar la autoridad del Estado" es el primero de los doce preceptos, antes de una larga lista de prohibiciones (no fumar, no beber, no bailar ni mirar a los que lo hacen, no lavarse ni dormir desnudo...).

Los kimbanguistas también piden a sus fieles que paguen el impuesto y "amen a sus cercanos y a sus enemigos".

"La Iglesia kimganguista colabora estrechamente con los poderes establecidos. Somos apolíticos", asegura a la AFP Apo Salimba, encargado de misión ante el jefe espiritual Simon Kimbangu, nieto del padre fundador.

La Iglesia kimbanguista, que reivindica tener millones de fieles en el mundo, se distingue de la católica, cuya conferencia episcopal de vez en cuando denuncia el egoísmo de los políticos, la mala gobernanza y la corrupción que socava al gigante del África subsahariana.

Los católicos participaron en las movilizaciones contra Kabila a principios de 2018, con tres manifestaciones brutalmente reprimidas con balas reales que dejaron una quincena de muertos.

En 2021, la RDC contaría con un 40% de católicos, 35% de protestantes, 10% de kimganguistas, 9% de musulmanes, según estimaciones en un país de más de 80 millones de habitantes cuyo último censo remonta a 1984.

- "El preso más viejo del mundo" -

En sus orígenes, la Iglesia kimbanguista encarnó un movimiento de resistencia a la colonización belga, mientras la Iglesia católica "históricamente, estuvo asociada a la colonización belga", según el investigador e historiador Sébastien Fath.

Simon Kimbangu nació el 24 de septiembre de 1899 en Nkamba, actual provincia de Kongo-central, entre Kinshasa y el océano Atlántico, puerta de entrada de los colones y las influencias exteriores desde el fin del siglo XV, portugueses, británicos, belgas.

Se atribuye a Kimbangu la cura milagrosa de una mujer enferma el 6 de abril de 1921. Este primer milagro marca el nacimiento de su iglesia, que retoma varios elementos del cristianismo importado por los misioneros, salpimentado con especificidades locales.

El "papa" Kimbangu solo tuvo tiempo de ejercer su magisterio cinco meses. Pero su prédica tuvo un gran eco en una población colonizada dispuesta a extender su mensaje de emancipación del hombre negro.

En septiembre de 1921, el nuevo profeta que arrastraba muchedumbres fue detenido por la administración colonial belga.

"Me limité a predicar el evangelio de Jesucristo", respondió a los jueces de un tribunal militar que lo acusó de atentar contra la seguridad del Estado y el orden colonial, y lo condenó a muerte en octubre.

Finalmente, estuvo detenido durante 30 años hasta su muerte en 1951, el día en que nació su nieto, actual jefe espiritual de la Iglesia Kimbanguista.

"Fue el preso más viejo del mundo, más que Mandela", asegura en 2021 el encargado de misión del actual jefe espiritual.

Desde 2002, tras la muerte de Salomon Dialungana, último hijo del profeta Simon Kimbangu, se produjo una disidencia con telón de fondo de un conflicto de sucesión.

Los kimbanguistas también son conocidos por su orquesta sinfónica y por haber desplazado la fecha de nacimiento de Cristo al 25 de mayo desde el 2000.

st/bmb/af/zm