Celebrity fat-shaming: afecta al público femenino, más de lo que creemos

En nuestra cultura es muy común darle protagonismo a la imagen y más cuando se trata de gente famosa. “Tal actriz, ¿está embarazada o comió de más?” “A esa cantante se le notan unos cuantos kilos extra” “La increíble transformación de tal modelo, ¿qué le pasó a su cuerpo?”… Titulares como éstos son moneda corriente en los medios y forman parte de lo que se conoce como celebrity fat-shaming.

Foto:  DFree / Shutterstock.com

Aunque creamos que son solo comentarios pasajeros sin trascendencia, un estudio reciente halló que no solo repercutirían en las propias famosas que son el target de las acusaciones, sino que lo harían (y más de lo que creemos) en el público, y sobre todo, entre las mujeres.

“Esta tendencia a señalar y avergonzar por el peso, es reconocida como una de las últimas formas de discriminación socialmente aceptables. Estos casos de celebrity fat-shaming son bastante generalizados, no solo en las revistas de celebridades, sino también en blogs y en las redes sociales”, dice en Science Daily, Amanda Ravary, autora principal del estudio.

El estudio

Psicólogos de la Universidad de McGill en Canadá, compararon 20 casos de celebrity fat-shaming con actitudes implícitas de las mujeres sobre su peso antes y después de estas circunstancias. Para el estudio, utilizaron datos de más de 93 mil mujeres, principalmente de América del Norte, entre 2004 y 2015.

Entre los casos ‘famosos’ que analizaron, se encuentran:

  • Tyra Banks en 2007, cuando fue avergonzada por su cuerpo en traje de baño mientras disfrutaba de sus vacaciones.
  • Kourtney Kardashian cuando en 2014 fue avergonzada por su pareja, por no perder el peso del embarazo lo suficientemente rápido.

También, participaron del estudio otros casos de celebrity fat-shaming cuyas ‘víctimas’ fueron Jessica Simpson, Adele, Jennifer Lawrence y Anna Paquin.

También te puede interesar: Críticas contra la nueva serie de Netflix por transformar a su prota obesa en una joven delgada en busca de venganza

Al escuchar que el novio de Kourtney Kardashian quería que perdiera rápidamente el peso que aumentó durante su embarazo, seguro pienses no estés de acuerdo con él (y hasta te enojes). El asunto es que la exposición constante a estas historias puede cambiar tu supuesta ‘parcialidad implícita’, haciéndote sentir más negativo sobre cuestiones relacionadas con el peso (y con tu propia imagen).

“Cuando miras un titular de esos,  piensas: ‘Esto es terrible’, esa es tu actitud explícita. La actitud implícita es, si en el fondo, tú crees que el asunto del peso  es algo es bueno o malo”, explica una de las autoras del estudio, Jennifer Bartz, según Health Day. 

Los efectos del celebrity fat-shaming

 Los investigadores canadienses encontraron que estos casos se asociaron con un aumento de las actitudes implícitas negativas en las mujeres, relacionadas con su peso. Es decir, con actitudes y sentimientos negativos de las mujeres hacia su propio cuerpo.

También te puede interesar: Jameela Jamil y su cruzada contra los influencers tóxicos

“Estos mensajes de los medios aparecieron para fomentar el sentimiento de las mujeres de que estar delgado es bueno y estar gordo es malo y pueden dejar un rastro en las mentes de las personas”, dice Bartz.

“Juzgar a las mujeres por su tamaño en lugar de cómo son como seres humanos es extremadamente destructivo”, explica en Health Day, la psicóloga Judy Malinowski, quien cuenta que, a menudo, las personas proyectan la insatisfacción o disconformidad con ellos mismos en las celebridades. “Y suelen pensar: ‘Si ella no puede ser delgada con un chef propio y un entrenador personal, ¿cómo esperan que yo sea delgada?’”, aclara la experta.

Para contrarrestar estos sentimientos, Malinowski sugiere encontrar formas de silenciar tu voz interior crítica. “En lugar de pensar que la belleza definitiva es una talla 2, piensa en cómo te sientes. ¿Qué quieres? ¿Es para estar saludable y en forma?”, dice.