Por qué sí celebrar Halloween: "¿Hay algo más español que unirse a una fiesta?"

Imagen de archivo de un grupo de amigos celebrando Halloween en el centro de Madrid. (Photo: Anadolu Agency via Getty Images)
Imagen de archivo de un grupo de amigos celebrando Halloween en el centro de Madrid. (Photo: Anadolu Agency via Getty Images)

Imagen de archivo de un grupo de amigos celebrando Halloween en el centro de Madrid. (Photo: Anadolu Agency via Getty Images)

“De pequeña solía ir con mi padre mis primas a hacer truco o trato de casa en casa en el barrio de mi abuela y era un momento del año que siempre estaba deseosa de que llegase. Hay gente que espera por la Navidad, pues yo siempre esperaba por Halloween”. De esta manera resume Nerea, operaria pamplonesa de 25 años, el origen de su amor por la noche del 31 de octubre. Como recuerda, había “un movimiento bastante importante de críos yendo de casa en casa, era muy bonito”.

Su pasión es tal que la decoración de Halloween la tiene en casa “durante todo el año”: “Baño, cocina... todo es en torno a Halloween”. Colecciona también películas antiguas de miedo en VHS. ”Si esto no lo has vivido’, me decía ayer un compañero en el trabajo. Pues es algo que me fascina, me encanta”, confiesa.

Como ella, hay muchos más fans de Halloween en España, aunque hace unos años fuera una fiesta que no se celebraba a imagen y semejanza de la de Estados Unidos.

Aspecto del salón de la casa de Nerea. (Photo: Cortesía de Nerea)
Aspecto del salón de la casa de Nerea. (Photo: Cortesía de Nerea)

Aspecto del salón de la casa de Nerea. (Photo: Cortesía de Nerea)

En Torre Pacheco, Murcia, Jose y su familia son auténticas celebridades en la víspera de Todos los Santos. “Siempre nos ha llamado mucho la atención la festividad, tiene una temática muy abierta y te da mucho juego”, asegura este auxiliar de producción en una fábrica, de 43 años.

“Lo que pasa es que cuando sales a pedir caramelos con los críos no todo el mundo te recibe con el mismo agrado. Nosotros lo planteamos de una manera diferente: ¿por qué no recibimos nosotros, en lugar de estar saliendo por ahí?”, cuenta. Con esa idea, comenzaron a transformar su casa en un sitio al que los niños pudieran ir a pedirlos y disfrutar de una ambientación terrorífica.

No sabe calcular cuánta gente pude ir a visitarles en la noche de Halloween, si 100, 200 personas o más, pero está seguro de que el lunes tendrán más visitantes: “El año pasado estábamos todavía con el tema de la pandemia y había mucho recelo todavía”.

Aspecto de la casa de Jose en Torre Pacheco, Murcia. (Photo: Cortesía de Jose)
Aspecto de la casa de Jose en Torre Pacheco, Murcia. (Photo: Cortesía de Jose)

Aspecto de la casa de Jose en Torre Pacheco, Murcia. (Photo: Cortesía de Jose)

La preparación les lleva un año entero: “Vamos pensando lo que vamos a hacer, proyectos nuevos, reformas... y luego ya lo que es decorar, empezamos dos semanas antes. Nos lleva una semana entre visualizar y colocar, y la última semana completa lo tenemos todo montado para que la gente pueda venir y verlo”. De puertas para dentro, lo celebran de manera “más íntima”, con un picoteo para los amigos más cercanos “con cosas típicas, como pastel de calabaza”.

El esfuerzo les vale la pena. “El aprecio y la valoración que nos tiene la gente de aquí por lo que hacemos es tal que se te queda luego una cara de satisfacción cuando ves a los críos pasar por aquí, las caras de asombro, irse contentos... es que te llena. ¡De un año para otro es que tenemos más energía!”, exclama.

A muchos kilómetros de allí, en Huesca, Marina, limpiadora y creadora de contenido en YouTube de 37 años, se declara fan de Halloween por dos motivos: “Hago manualidades y ya me gustaba hacer cositas en casa, igual que en Navidad, que son dos fechas muy significativas. Y ya con los niños se animó un poco más”. Este año, su hija irá de diablesa y su hijo, de fantasma. “Y yo de zombi”, añade.

Una de sus tradiciones es decorar el rellano de su piso junto a sus vecinos, que también tienen niños. Cada año eligen un tema distinto, ya sea un altar de Catrinas, o un esqueleto colgando en medio del pasillo.

A Cuka, asesora de belleza ceutí de 45 años, Halloween le ha entusiasmado desde que tiene “uso de razón” porque siempre le ha gustado el terror: “Empecé a leer los libros de Stephen King y, a raíz de ahí, ya a ver películas”. “Soy fanática de las películas de miedo”, resalta. Y, por supuesto, le parece la ocasión ideal para disfrazarse con esa temática.

Para celebrarlo, suele quedar con su grupo de amigas para salir todas disfrazadas, aunque este año, a cinco días antes de tan señalada fecha aún no tenían decidido de qué: “Somos de última hora siempre. Elegimos la ropa si es un disfraz y, si no, una vestimenta negra con adornos y un maquillaje que llame bastante la atención”.

“Solemos ir a los pubs, que ya suelen tener noche temática de Halloween y vamos haciendo el recorrido”, añade.

Maquillaje de Halloween. (Photo: Cortesía de Cuka)
Maquillaje de Halloween. (Photo: Cortesía de Cuka)

Maquillaje de Halloween. (Photo: Cortesía de Cuka)

“Hace años esto no existía para nada”, recuerda Cuka. “Tú nombrabas Halloween y era como nombrar al demonio, básicamente. Lo que pasa es que, ¿hay algo más español que unirse a una fiesta?”, se pregunta antes de soltar una carcajada.

“Con lo que nos gusta aquí en España celebrar fiestas, es una excusa más para pasártelo bien”, coincide en defender Nerea. ”¿Qué problema hay en celebrar una fiesta? Hay gente que dice que es muy tétrico o muy oscuro, pero es que al final es la celebración de una noche en la que se creían que los muertos volvían a la Tierra. Celebramos todo tipo de acontecimientos en nuestras vidas y la muerte es algo por lo que vamos a pasar todos, también se merece su pequeño tributo”, opina.

¿Una fiesta demasiado americana?

“Sí que es verdad que Halloween, como lo conocemos ahora, sí que está muy americanizado”, reconoce la navarra, que anima a no perder de vista las raíces de la celebración. “Es una fiesta que nació en Europa, es de aquí. Los que se fueron de Irlanda se la llevaron para allá y allí la han explotado muchísimo más”, asegura. E insiste: “Para los que dicen que es una fiesta americana: ¡que no, que la reclamemos, que nació en Europa!”.

Nerea subraya también la contradicción de algunas personas que no quieren celebrar Halloween por ser una fiesta americana, “pero celebra Navidad, con el Santa Claus, que lo ponemos de blanco y rojo por Coca-Cola”. Cita además otras fiestas importadas, como San Patricio.

Para los que dicen que es una fiesta americana: ¡que no, que la reclamemos, que nació en Europa!

“Nosotros hemos tenido incluso críticas por parte de algunos vecinos por eso de ‘es una fiesta extranjera’. Sí, el Santa Claus también”, zanja Jose. “Lo enfoco más como una fiesta para los críos. Antes, cuando era la noche de Todos los Santos, los niños salían a pedir palomitas por las casas. Esto es prácticamente lo mismo pero disfrazados”, argumenta.

Marina remarca que en su zona, en Huesca, “antes de que se pusiera tan de moda el Halloween americano”, ya se celebraba “la Noche de Ánimas”: “Siempre ha habido movimiento en el día de Halloween, más que en el de Todos los Santos”.

“Si te gusta el tema de terror y mimetizarte con el día, ¿por qué no? No veo que sea contrario a que seamos españoles para celebrarlo, la verdad”, sostiene Cuka. En Ceuta, como cuenta, el 1 de noviembre existe la tradición del Día de la Mochila: “Todo el mundo se va al campo con los frutos secos, la fruta típica...”. “Muchas veces hay incompatibilidades y en las redes se genera siempre la misma polémica: Mochila o Halloween. Pues se puede ir a los dos sitios”, aboga.

Marina, disfrazada junto a sus hijos. (Photo: Cortesía de Marina)
Marina, disfrazada junto a sus hijos. (Photo: Cortesía de Marina)

Marina, disfrazada junto a sus hijos. (Photo: Cortesía de Marina)

Algunos, críticos con Halloween, entienden que es una celebración irrespetuosa hacia los difuntos. Para Jose, es una cuestión de opiniones, y ellos procuran que nadie pueda sentirse ofendido: “Nosotros el día 1 por la mañana empezamos a recoger toda la decoración. Hay quien la deja, pero nosotros la quitamos para que, en cierto modo, la gente tampoco se moleste”.

Nerea diría a esas personas “que abran su mente un poco más, en el sentido de que no vean una ofensa en todo”: “Si nos andamos ofendiendo por todo lo que vemos es que no vamos a disfrutar nada en la vida”.

“Es una celebración. Hay gente que llora por los muertos pero, por ejemplo, a mi familia ya les he dicho que a mí si me pasara cualquier cosa, que no me celebren un funeral triste. ¡A mí me celebráis una fiesta!”, comenta entre risas.

Nerea brindando por Halloween. (Photo: Cortesía de Nerea)
Nerea brindando por Halloween. (Photo: Cortesía de Nerea)

Nerea brindando por Halloween. (Photo: Cortesía de Nerea)

“Les diría que abrieran su mente y que se dejen llevar por la historia que tiene esta fiesta”, agrega.

Cuka tampoco ve Halloween como irrespetuoso, pero “distinto es que vayas a celebrarlo a un cementerio”: ”¡Dejemos a los muertos descansar!”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR