La UE supera las expectativas y reúne 6.700 millones de euros para los sirios

·4 min de lectura

Bruselas, 10 may (EFE).- La sexta conferencia de Bruselas, organizada por la Unión Europea en apoyo a los sirios y los países que los acogen, superó este martes las expectativas y logró compromisos de la comunidad internacional por valor de 6.400 millones de euros (6.700 millones de dólares) en subvenciones.

El comisario europeo de Ampliación y Vecindad, Olivér Várhelyi, informó al cierre de la conferencia del montante comprometido por la comunidad internacional, que asciende a 4.100 millones de euros (4.300 millones de dólares) para 2022 y a 2.300 millones de euros (2.400 millones de dólares) para 2023 en adelante.

Además, instituciones financieras internacionales y otros donantes anunciaron préstamos en condiciones favorables por valor de 1.700 millones de euros (1.800 millones de dólares).

De esos compromisos, 4.800 millones de euros vienen de la UE y sus Estados miembros, el 75 % del total.

“Esas cifras son más altas que las del año pasado y por eso pienso que, pese a la guerra en Europa, a pesar de la pandemia de COVID, los donantes están enviando una señal muy fuerte a Siria y a la región de que estamos dispuestos a hacer todavía más por la paz en ese país y por reconstruirlo”, indicó Várhelyi.

Bruselas esperaba reunir en esta cita, al menos, un montante similar al logrado el año pasado, que ascendió a 5.300 millones de euros para 2021 y los próximos años.

La Comisión Europea anunció otros 1.000 millones de euros más para este año que se añaden a los 560 millones que ya había comprometido, mientras que su aportación para 2023 será también de 1.560 millones.

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, anunció que su país contribuirá con más de 800 millones de dólares (unos 757 millones de euros) en nueva ayuda humanitaria para los sirios, la mayor contribución que ese país ha hecho en una de estas conferencias de donantes, dijo.

Por parte de España, la jefa de la Oficina de Acción Humanitaria, Cristina Gutiérrez, anunció otros 7 millones de euros que se añaden a los 30 millones que serán desembolsados en 2022 para el fondo turco de refugiados.

NO OLVIDAR A SIRIA, PESE A UCRANIA

La UE había insistido en no olvidar la guerra en Siria pese a haberse iniciado hace once años y ante la urgencia de conflictos más recientes, como el ucraniano.

El enfrentamiento entre el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, y fuerzas rebeldes ha provocado más de 6,9 millones de desplazados dentro del país y más de 6,5 millones de refugiados, de los cuales 5,7 millones viven en países de la región, principalmente Turquía, Jordania, el Líbano, Irak y Egipto, según cifras de las Naciones Unidas.

Ésta ha sido la primera conferencia en apoyo a Siria que se celebra de manera presencial tras dos años de pandemia y, como novedad, no ha sido copresidida por la ONU, como era tradición.

La Unión Europea decidió no invitar a Rusia por haber invadido a su vecina Ucrania y la ONU escogió no copresidir al ser ese país miembro permanente de su Consejo de Seguridad, pero sí participar con representantes de alto nivel.

Solo “invitamos a los socios que tienen un verdadero interés en contribuir a la paz en el mundo”, dijo el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, que inauguró la conferencia.

Borrell dejó claro que las necesidades de los sirios y las comunidades que los acogen fuera de su país “siguen siendo enormes, pese a que Siria ya no está en las portadas de los medios (de comunicación) del mundo”.

Así, apuntó que el 90 % de la población en Siria vive en la pobreza, mientras que el 60 % sufre inseguridad alimentaria, algo que la guerra de Rusia en Ucrania ha empeorado al haber provocado una subida de los precios.

Durante la conferencia, en las intervenciones se repetía el mensaje de que es necesario garantizar a los sirios la posibilidad de un retorno a su país “voluntario, seguro, sostenible y digno”.

También se respaldó la labor del enviado especial de la ONU para Siria, Geir Pedersen, quien alertó de que “la violencia prosigue” en el país “con un riesgo constante de escalada”, y se apoyó la implementación de la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de 2015 para instaurar un alto el fuego y lograr un acuerdo político.

Mientras que Irán, aliado de Al Asad, mostró su apoyo al trabajo de la ONU pero urgió también a reconstruir Siria, Borrell recalcó que solo se podrán liberar fondos dedicados a la reconstrucción del país si hay por parte de sus autoridades “un verdadero cambio y una disposición auténtica de comprometerse de manera creíble con reformas políticas”.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente