CCOO y UGT piden a Ayuso un fondo para paliar los efectos del COVID-19

Madrid, 19 mar (EFE).- Los secretarios generales de CCOO y UGT en Madrid, Jaime Cedrún y Luis Miguel López Reillo, respectivamente, han instado este jueves a la Comunidad de Madrid y a los ayuntamientos a poner en marcha un fondo de contingencia para amortiguar el impacto económico de la crisis del coronavirus.

En declaraciones a Efe, ambos han defendido esta propuesta para "complementar" las medidas aprobadas este martes por el Gobierno central, que supondrán la movilización de 200.000 millones de euros, casi un 20 por ciento del PIB, con el objetivo de mitigar los efectos económicos de la pandemia.

Los líderes de CCOO y UGT en Madrid han aplaudido las iniciativas del Ejecutivo central para proteger a las familias más vulnerables, agilizar los expedientes de regulación temporal de empleo y lanzar avales para garantizar la liquidez de las empresas.

En opinión de Cedrún, las medidas aprobadas por el Gobierno central van "en la buena dirección" porque orientan los esfuerzos a que no se destruya empleo ni se hunda ninguna empresa con el fin de que una vez que se supere esta crisis temporal se pueda recuperar la actividad y la producción de bienes y servicios.

"Esperamos que el empresariado esté a la altura de las circunstancias", ha dicho el dirigente de CCOO en Madrid, quien ha lamentado que "algunos estén aprovechando que 'el Pisuerga pasa por Valladolid' para hacer algunos ajustes que no corresponden", por lo que ha planteado que hay que reforzar las medidas de seguimiento e investigación para que no haya malas prácticas.

También el secretario general de UGT en Madrid ha reclamado al Ejecutivo madrileño la puesta en marcha de un fondo de contingencia para ofrecer ayudas a pymes y trabajadores, pero "parece que no están por la labor porque no han dicho nada ni han hecho nada".

López Reillo ha celebrado la implantación del teletrabajo en aquellas empresas en las que es viable, siempre que no se abuse de estos trabajadores, pero ha recordado que el 30 por ciento de los hogares no tiene internet.

Al respecto, Cedrún ha apuntado que "las empresas españolas no están preparadas para el teletrabajo", aunque ha reconocido que en la actual situación de crisis "se está haciendo de la necesidad, virtud, se está mandando a la gente a su casa y se están poniendo en marcha iniciativas de teletrabajo" que permitirán mejorar y avanzar en este campo.

Ambos han reconocido que los próximos datos de paro pueden ser "espeluznantes" y "nunca vistos hasta ahora", pero han subrayado que "en el momento en el que termine la crisis se recuperarán inmediatamente".

(c) Agencia EFE