El motivo por el que los antebrazos y las piernas se llenan de pecas blancas

Mónica De Haro
·7 min de lectura

La aparición repentina de pecas blancas puede ser inquietante, especialmente si aparecen en grandes cantidades. Estas manchas no suelen causar picores ni molestias, pero son un síntoma claro de envejecimiento de la piel a causa de un exceso de exposición solar

La Hipomelanosis guttata o en gota es una alteración de la pigmentación de la piel que provoca la aparición de pecas o motitas blancas; son lesiones anacaradas muy bien delimitadas. de pequeño tamaño, aunque pueden alcanzar tamaños mayores de entre 2-3 cm, y que suelen confundirse con un vitíligo. (Foto: Getty)
La Hipomelanosis guttata o en gota es una alteración de la pigmentación de la piel que provoca la aparición de pecas o motitas blancas; son lesiones anacaradas muy bien delimitadas. de pequeño tamaño, aunque pueden alcanzar tamaños mayores de entre 2-3 cm, y que suelen confundirse con un vitíligo. (Foto: Getty)

Algunas personas tienen la piel de los brazos y las piernas plagadas de unas pequeñas manchas redondas u ovaladas como de "porcelana blanca" que parecen pecas.

Esta afección recibe el nombre de hipomelanosis idiopática en gotas o ‘guttata’ (HIG), y suele ser más común en personas de piel clara o edad avanzada. Además, al igual que con las pecas normales, es más probable que tengas IGH si hay predisposición genética.

No es señal de ningún problema de salud

El nombre es un buen descriptor de la condición. "Idiopático" significa que los médicos no saben con certeza por qué se desarrolla, "guttate" que tienen forma de lágrima o gota de rocío, e "hipomelanosis" que las manchas son de un color más claro que la piel circundante.

Aunque los dermatólogos no tienen una respuesta definitiva sobre la causa, se cree que se debe a una combinación de envejecimiento y daño solar, según una revisión de estudios publicados en el American Journal of Clinical Dermatology, en la que también se asocia la aparición de las pecas blancas a un trauma y a factores genéticos.

“Son pequeñas manchas blancas ovaladas que aparecen en zonas fotoexpuestas, especialmente en antebrazos y piernas, como consecuencia del exceso de radicación recibida en dichas zonas a lo largo de la vida", explica la doctora Cristina Eguren, dermatóloga de la Clínica Eguren y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). "Se trata, por tanto, de un tipo de fotoenvejecimiento. Aunque médicamente se considera un trastorno banal, sí puede ser molesto desde un punto de vista estético”.

(Foto: Getty)
Las manchas causadas por causadas por la hipomelanosis en gotas o guttata son benignas pero conviene acudir al dermatólogo para que observe el tipo de manchas de las que se trata. (Foto: Getty)

Es decir, que por un lado se cree que la HIG es una parte inevitable del proceso de envejecimiento (fotoenvejecimiento), con una reducción gradual de los melanocitos. Estas células responsables de la producción de melanina se van degenerando y pierden la capacidad de fabricar melanina. La consecuencia es que la piel pierde su pigmentación uniforme y aparecen las características manchas solares en forma de gotas.

Otras teorías afirman que como las lesiones generalmente se desarrollan en áreas expuestas al sol, la radiación ultravioleta parece influir. Por tanto, esta vía incluye el daño solar como otra posible causa de las pecas blancas.

Planas y lisas

Las hipomelanosis guttatas idiopáticas aparecen a partir de los 30 o 40 años y tiene un tamaño de 1 a 3 milímetros. Tienden a darse primero en las espinillas, antes de avanzar de forma lenta y progresiva hacia los antebrazos.

A veces se aprecian pequeños grupúsculos de pecas en la parte superior de la espalda. El escote y el cuello son otras zonas en las que pueden aparecer, y si se desarrollan en la cara, lo que raramente sucede, se manifiestan más tarde.

Aunque las personas de piel clara desarrollan las manchas blancas con más frecuencia, a las que tienen un tono de piel más oscuro les suelen molestar más su aparición porque el contraste en la pigmentación hace que sean más visibles.

Foto vía Clinicalasvisor
Las mujeres mayores de 40 años son el grupo más afectado por la hipomelanosis en gotas, que también se define como se define como 'acromia en confeti'. (Foto vía Clinicaladvisor)

Inofensivas y asintomáticas

No deberías preocuparte si observas estas manchas blancas en tu piel ya que no causan ningún síntoma, como dolor o picazón, lo que significa que puedes verlas, pero no sentirlos. Es simplemente la naturaleza de tu piel, que reacciona de esta manera al sol. Por lo que convendría que las personas con hipomelanosis tomen precauciones a la hora de exponer su piel al sol. De hecho, los dermatólogos recomiendan encarecidamente que usen protector solar. Esto evitará el envejecimiento prematuro de la piel y, lo que es más importante, el cáncer de piel.

Se suele confundir

Muchas personas acuden a consulta con cierto grado de angustia pensando que tienen algún trastorno dermatológico grave. En efecto, hay otras enfermedades de la piel que también se manifiestan con manchas blancas. Por eso, es importante diferenciar la hipomelanosis idiopática benigna de otros padecimientos que puedan provocar la despigmentación de la piel como:

  • Vitíligo. La HIG no tiene nada que ver con esta enfermedad autoinmune que puede producir ‘parches’ de piel extraordinariamente anchos sin color.

  • Pitiriasis versicolor, manchas producidas por un hongo Malassezia furfur que aparecen generalmente en parte alta de tronco.

  • Verrugas planas.

  • Pitiriasis liquenoide crónica.

  • Pitiriasis alba, una consecuencia de la dermatitis atópica que se caracteriza por generar sequedad, escamas y manchas blancas, y es típica en niños y adolescentes.

Cómo prevenir las motitas

La fotoprotección es la mejor herramienta para prevenir la hipomelanosis en gotas. Aunque hay que tener presente que a pesar de que podamos retrasarlo no podremos eliminar el envejecimiento de la piel.

Una vez que aparecen las motitas ya no podemos hacer nada, no vale dejar de tomar el sol de ahora en adelante para frenarlas, porque su aparición se debe a un efecto acumulativo”, apunta en El Diario la doctora María Rosa Martí, catedrática en Dermatología de la Universidad de Lleida y jefa de este servicio en el hospital Arnau de Vilanova.

La alimentación es otro factor que puede ayudar mediante una dieta rica en frutas y verduras y alimentos ricos en betacarotenos (zanahorias, pimientos, calabaza, boniato, etc.) y vitamina D (huevos, salmón, anchoas, sardinas, atún… Además para retrasar el envejecimiento de la piel se recomienda evitar el consumo de tabaco, alcohol, alimentos ultraprocesados y reducir el consumo de azúcar y harinas refinadas.

Las soluciones no siempre funcionan

Aunque la HGI es una dermatosis de "poca monta" a la que prestamos mínima atención por tratarse de algo "inofensivo" y de importancia meramente estética, en algunos pacientes las lesiones pueden llegar a ser profusas, muy notorias y rechazadas por quienes las padecen como algo que interfiere con su presentación personal. Por lo que no es raro que se convierta en causa de consulta con el propósito de buscarle una solución.

El camuflaje cosmético es la forma más sencilla de ‘eliminar’ las pecas blancas. Basta con aplicar un poco de base o corrector en el área para disimular esas pequeñas motitas. Obviamente no es algo permanente pero te puede sacar de algún apuro si quieres lucir una piel inmaculada.

En caso de que haya muchas pecas diseminadas por la piel se puede recurrir a la crioterapia, las exfoliaciones químicas y la dermoabrasión superficial; cualquiera de estos tratamientos puede ayudar a tratar este problema estético (ya que como te hemos dicho no se considera una afección).

La fototerapia también podría funcionar, sobre todo si se combinan con reguladores de la pigmentación o fotosensibilizantes que ayuden a estimular la producción de melanina. Aunque hay que advertir que la HGI no desaparecerá del todo y que algunos tipos de pieles no admiten tratamiento.

Más historias que pueden interesarte:

Puntos rubí: por qué salen y cuándo quitar esas bolitas de sangre que salpican la piel

Poiquilodermia: la razón por la nunca debes rociar perfume (o aftershave) en tu piel antes de salir al sol