Las causas y consecuencias de la crisis energética en la Unión Europea

La Unión Europea sufre una grave crisis energética desde hace casi un año. El gas, proveniente de Rusia y del que tanto ha dependido el bloque durante años, tiene los costos más altos de la historia debido a la guerra en Ucrania. Los cortes parciales o totales del suministro provenientes de Moscú y la alta demanda para generar electricidad, están entre las causas del incremento de los importes. En esta edición de Europa Hoy analizamos el impacto y los efectos de la crisis energética en la UE.

Esta situación ha llevado a los países europeos a pedir con urgencia medidas para reducir los precios. Muchas empresas han anunciado cortes y algunas naciones se han comprometido a disminuir el consumo en un 10%.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, prometió recientemente una reforma del mercado energético. Hasta ahora también se han dado más de 500.000 millones de euros en ayudas a empresas y ciudadanos.

Por el momento, varios países piden un límite al precio del gas que genera electricidad, tal y como hacen España y Portugal actualmente. Pero no es tan fácil. Naciones como Alemania y Países Bajos se han mostrado reticentes, porque creen que podría aumentar la demanda de un recurso escaso y que los países exportadores podrían vender antes a Asia.

Entretanto, el invierno se acerca y si los precios del gas continúan al alza, la inflación aumentará y también el peligro de recesión, un escenario cada vez más posible en el bloque.