Cataluña supera los 15.000 muertos desde el inicio de la pandemia

Agencia EFE
·5 min de lectura

Barcelona, 14 nov (EFE).- Cataluña ha superado ya los quince mil fallecidos desde el inicio de la pandemia del coronavirus, si bien el aumento de contagios sigue a la baja y el Govern, pese a mantener la mayoría de restricciones, ha dado oxígeno a sectores como centros de estética o transportistas.

En paralelo, el secretario general de la conselleria de Salud, Marc Ramentol, ha avanzado que prevé a partir del día 23 una desescalada de las restricciones a distintas velocidades, según el territorio, con prioridad de reapertura para las actividades al aire libre, al tiempo que, con la voluntad de hacer más pruebas de antígenos, se estudia implicar a las farmacias en la extensión de estos tests.

La Generalitat ha ofrecido datos actualizados, referentes a ayer viernes, según los cuales en las últimas horas se han notificado 56 fallecidos -el viernes se certificaron 71-, por lo que se ha pasado de los 14.957 muertos registrados a 15.013, superando de esta manera las quince mil víctimas mortales desde el inicio de la pandemia en esta región.

A día de ayer permanecían ingresados en hospitales catalanes un total de 2.466 personas (160 menos que el día anterior, mientras que los pacientes graves ingresados en las UCI son 583, dos menos que el jueves.

Y si bien en lo que respecta a casos confirmados por PCR o el test de antígenos se alcanzan ya los 315.561 positivos, se mantiene a la baja el ritmo de aumento, ya que ayer subieron en total en 2.756 personas, 162 menos que el día anterior.

Eso comporta que la velocidad de transmisión del virus (Rt), que indica la evolución de la pandemia, se sitúe en el 0,83, al bajar dos décimas y acumular ya 17 días de bajada continuada; de esta forma, el índice de riesgo de rebrote (EPG), que mide el crecimiento potencial de la epidemia y que a finales de octubre llegó a los 990, se sitúa ahora en 517, 39 puntos menos que ayer

Pero se mantiene el riesgo extremo, ya que los expertos consideran que superar el nivel de 100 puntos ya supone un riesgo alto; en ese contexto, el Diari Oficial de la Generalitat (DOGC) ha publicado este sábado la resolución por la que se prorrogan o modifican parcialmente las medidas aprobadas el jueves por el Procicat para la contención de la pandemia.

Se mantiene así el cierre de bares y restaurantes hasta el 23 de octubre, además del confinamiento perimetral de Cataluña, el toque de queda o el confinamiento municipal de fin de semana; en cambio, sí se permite la apertura con cita previa de los centros de estética, masajes y servicios sanitarios, que hoy han reanudado su actividad y recibido clientes nuevamente.

Como también el Procicat ha aprobado que los transportistas profesionales en ruta puedan consumir alimentos y bebidas en el interior de las áreas de servicio de autopistas y carreteras, después de que las asociaciones y patronales de transportistas protestaran por la prohibición de que esas áreas sólo pudiesen entregar comida para su consumo fuera del establecimiento, lo que implicaba que tampoco se podía hacer uso de otros servicios del local.

En un sábado en que gracias al sol y el buen tiempo se han podido ver calles de Barcelona bastante llenas de gente paseando, como el paseo marítimo u otros puntos de la ciudad, el gobierno catalán ha defendido que las restricciones para contener la pandemia "están dando sus frutos", pero avisa de que los hospitales se encuentran en situación de "máxima presión".

Así lo ha asegurado el vicepresidente del Govern con funciones de presidente, Pere Aragonès, en su intervención en la Convención Municipalista de ERC. "Sabemos el momento en el que estamos y de donde venimos, cómo tenemos el sistema sanitario, pero necesitamos protegerlo para que nos siga protegiendo a nosotros", ha apuntado.

El dirigente republicano ha reconocido en todo caso que algunas de las ayudas por la pandemia "tienen que ser mejoradas" y ha apuntado que "si hay que pedir disculpas" por el plan de ayudas a los autónomos, lo volverán a hacer, pero ha dicho que disculparse no sirve de nada si no se aportan "soluciones".

Unas palabras que no convencen al Gremio de la Restauración de Barcelona, cuyo director, Roger Pallarols, ha tildado la gestión de la Generalitat de "game over y epic fail", pues sigue "haciendo oídos sordos a la asfixia tras 30 días de cierre", como también ha cargado contra un Gobierno "desaparecido" mientras "el recaudador, en cambio, no descansa".

Para denunciar su situación, el Gremio de Restauración barcelonés ha lanzado este sábado en redes sociales un vídeo en el que se simula, con la recreación de un video juego arcade, popular en los años noventa, cómo el cierre de bares y restaurantes impacta en otros sectores económicos, a los que arrastra a la ruina.

Esa última prórroga de las restricciones a la hostelería es también "incomprensible" para el líder de Ciudadanos en el Parlament, Carlos Carrizosa. "Es una falta de respeto hacia la gente y hacia el dinero que se tiene que ganar la gente", ha dicho en un encuentro telemático con la jefa de filas de Cs en el Ayuntamiento, Luz Guilarte.

Desde los comunes, asimismo, se ha lamentado que su "mano tendida" a Aragonès frente a la pandemia haya sido respondida "repartiendo carnés de catalanidad", ha afeado la coordinadora nacional de Catalunya en Comú, Jéssica Albiach, que en todo caso ha señalado que "no es momento ni de partidos ni de bloques, es el momento de Cataluña".

Por otro lado, el Síndic de Greuges ha propuesto diversas mejoras en las nuevas convocatorias de ayudas para el mantenimiento de la actividad económica de los trabajadores autónomos para conseguir la "igualdad de oportunidades" entre todos los que las soliciten.

Entre otros puntos, ha apostado por hacer una nueva convocatoria en la que se garantice que todos los solicitantes puedan formular sus solicitudes sin incidencias técnicas; incrementar la partida presupuestaria de la nueva convocatoria; o articular, con un convenio con el Estado, un plan de choque de apoyo económico y social para la pandemia que incluya la moratoria de impuestos y cotizaciones sociales para los sectores más afectados.

(c) Agencia EFE