Cataluña plantea el sitio donde primero desaparecerán las mascarillas en interiores

·1 min de lectura
Jóvenes en una calle de Pamplona (Photo: Europa Press News via Getty Images)
Jóvenes en una calle de Pamplona (Photo: Europa Press News via Getty Images)

Quedan meses de mascarilla bajo techo, pero expertos y responsables políticos ya trabajan en ‘ese día’ en el que los cubrebocas no sean obligatorios tampoco en el interior de locales, edificios y todo tipo de construcciones.

Con la pandemia cada vez más a la baja y la vacunación camino del buscado 90% de personas con la pauta completa, las comunidades autónomas siguen relajando medidas. Se han liberalizado aforos y distancias hasta ahora obligatorias en interiores en buena parte del territorio nacional, en lo que llaman el “camino a la vieja normalidad”.

Cataluña ha sido de las últimas en relajar estas restricciones. A partir de este viernes se terminarán las limitaciones de aforo en los equipamientos culturales, el deporte al aire libre y los bares y restaurantes.

Este miércoles, su consejero de Salud, Josep Maria Argimon, ha señalado las bases sobre las que trabaja el Govern de cara a esa esperada ‘vieja normalidad’.

Argimon ha pedido, en primer lugar, cautela porque “yo creo que vamos a estar con la mascarilla [en interiores] este otoño e invierno” y ha apuntado que “el primer lugar donde podremos dejar de llevarla, seguramente sea en la escuela”.

Esta medida ya la están planteando diversos colectivos escolares, para, como mínimo, los alumnos de infantil y primaria a semejanza de otros países de Europa.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente