Cataluña pide permitir la venta de test de antígenos también fuera de las farmacias

·2 min de lectura

Barcelona, 11 ene (EFE).- La Autoridad Catalana de la Competencia (ACCO) ha advertido que regular el precio de los test de antígenos de autodiagnóstico de la covid puede ser "contraproducente" y aboga por permitir que éstos se vendan en supermercados y otros establecimientos, además de las farmacias, para abaratar su coste.

Según la ACCO, fijar un precio máximo para los test de autodiagnóstico de la covid-19, que ayer anunció que haría el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "puede generar efectos contraproducentes" porque este precio "en una situación de elevada demanda puede provocar que, cuando cambie esta coyuntura, el precio regulado sea más elevado que el de un mercado competitivo".

Por eso, la ACCO considera necesario "ampliar los canales de distribución y permitir la venta de test en otros establecimientos aparte de las farmacias para mejorar la accesibilidad y reducir los precios".

Aunque la ACCO admite que establecer un precio máximo en los test de autodiagnóstico supondría una reducción de los precios en relación con los elevados precios actuales, también podría tener efectos contraproducentes para la competencia con precios libres y se podría "perpetuar en el momento en que esta coyuntura cambie".

Por eso, en un comunicado, la ACCO pide que antes de regular el precio se apueste primero por eliminar la reserva de distribución de estos productos únicamente a las oficinas de farmacia.

"No existen motivos de interés general que justifiquen, de acuerdo con los principios de necesidad y proporcionalidad, inherentes a una regulación eficiente de los mercados, que estas pruebas autodiagnósticas no se puedan comprar, además de en las oficinas de farmacia, en otros canales de venta, ya sean supermercados o gasolineras o en canales on-line, garantizando siempre la calidad de los productos comercializados", según la ACCO.

La autoridad de la competencia catalana también considera que hoy hay motivos sanitarios por los que la dispensación de estos productos se deba hacer exclusivamente en oficinas de farmacia porque se trata de pruebas que no requieren la intervención de ningún profesional sanitario.

Según la ACCO, la ampliación de los canales de distribución de estos productos implicaría, en un contexto de precios libres, la mejora el acceso de los mismos al conjunto de la ciudadanía e introducir mayor presión competitiva en el mercado "que puede tener efectos positivos en términos de importantes reducciones de precios".

También recuerda que esto ya sucede en otros países de la Unión Europea como Alemania y Portugal, donde la distribución de los test no está restringida únicamente a las farmacias y pueden adquirirse en supermercados, y donde los precios de los test son significativamente más bajos, sin necesidad de aplicar un precio máximo.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente