El catalizador de tu coche, la última moda de los ladrones que puede salirte muy cara

Es una de esas palabras que, cuando se mencionan, es por algo malo. El catalizador es, también, una de las piezas que componen cualquier coche y que suena a taller. O a algo peor, vista la última moda.

Desde hace años, España sufre una ‘moda’ nada graciosa: el robo de estas piezas. Los metales preciosos que los componen, como el platino, el rodio o el paladio, hace que sean un objetivo para los ladrones más avezados. El objetivo, revenderlos para su utilización en vehículos similares en el mercado oscuro de segunda mano y desguace

Pero ¿qué son y para qué sirven? Los catalizadores son uno de los componentes del motor de combustión interna y sirven para el control y reducción de los gases nocivos expulsados.

Cuando los gases nocivos se ponen en contacto con él, se generan y aceleran las reacciones químicas que descomponen y oxidan estos gases transformándolos en gases inocuos para el medio ambiente.

Por ello, se utilizan tanto en vehículos de gasolina como en los diésel. Se sitúan en el escape, antes del silenciador, en los bajos del coche y en los últimos tiempos se han grabado robos cometidos en menos de un minuto, con radiales y gatos hidráulicos.

La usuaria de Tiktok de Kathecasttro explica algunos detalles de esta práctica delictiva de un producto cuyos repuestos, con instalación y mano de obra pueden moverse en torno a los 1.000 euros de media, como denuncia en su cuenta, con casi 30.000 seguidores. Allí explica que “desconfiemos si vemos a alguien poniéndole el gato a un coche” y recomienda preguntar si es suyo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR