Castro: "Las naciones pobres del mundo ya no soportamos golpes de Estado"

·4 min de lectura

Naciones Unidas, 20 sep (EFE).- La presidenta de Honduras, Xiomara Castro, dijo este martes en la Asamblea General de las Naciones Unidas que las naciones pobres ya no soportan golpes de Estado, como el que sufrió su país el 28 de junio de 2009, contra su esposo, Manuel Zelaya.

"Las naciones pobres del mundo ya no soportamos golpes de Estado (...), ni revoluciones de colores, usualmente organizadas para espolear nuestros vastos recursos naturales", subrayó Castro.

La mandataria destacó que su presencia en la ONU es histórica por ser la primera presidenta mujer de Honduras en su país y porque también representa el primer gobierno electo democráticamente después de que transitara trece años de dictadura.

Añadió que su país viene de sufrir el golpe de Estado de 2009 "cargado de crueles asesinatos y escuadrones de la muerte, dos sendos fraudes electorales, una pandemia y dos huracanes", y que es imposible entender a sus compatriotas y las grandes caravanas de emigrantes "sin reconocer este contexto de cruel sufrimiento" por el que lea ha "tocado atravesar".

"Trece años de dictadura tutelada por la comunidad internacional nos llevó al país a multiplicar su deuda pública por seis veces y alcanzar la tasa del 74 % de pobreza, la más alta en la historia de Honduras", enfatizó.

Dijo además que cinco de cada diez de sus compatriotas viven en pobreza extrema, pero que tiene claro que ninguna de estas cifras impresionan a nadie, "en un mundo que hoy vive bajo la dictadura monetaria, que a los más pobres se les impone medidas draconianas de disciplina fiscal, que aumentan el sufrimiento de las mayorías postergadas, y el capital especulativo no tiene límites".

Según Castro, la tarea de socavar la voluntad del pueblo, a su gobierno le llega "desde todas las direcciones, mientras se fomentan conspiraciones entre los mismos sectores que saquearon el país y sus aliados golpistas, envalentonados por la descarada actitud antidemocrática, algunas veces disfrazada de diplomacia".

Castro expresó que ninguno de los testigos internacionales de los fraudes electorales de 2013 y 2017 ignoraban a lo que estaban condenando a Honduras; sin embargo, se mostraron complacientes con la peor plaga que ha azotado a Honduras.

NO MÁS CON EL ESTEREOTIPO DE REPÚBLICA BANANERA

"La soberbia del capital y del interés mezquino, hizo a muchos optar por el engaño, mientras el crimen organizado llevaba al país al desfiladero", señaló.

La presidenta también acusó a las naciones industrializadas de ser las responsables por el grave deterioro del ambiente, pero hacen pagar a los países pobres su oneroso estilo de vida, y que para ello "no escatiman nada, para sumirnos en sus planes y en una crisis sin fin, pretendiendo que estemos atados de pies y manos".

Además, indicó que resulta inaceptable el "orden mundial arbitrario", en el que existen países de tercera y de cuarta categoría, mientras los que se creen civilizados no se cansan de hacer invasiones, guerras y especulaciones financieras.

"Tomo esta tribuna para exigir que se nos respete, queremos vivir en paz, no sigan tratando de desestabilizar a Honduras y dictarnos sus medidas o escoger con quienes debemos relacionarnos", dijo Castro, sin citar a ningún país en particular.

Añadió que "nunca más cargaremos con el estereotipo de república bananera, terminaremos con los monopolios y los oligopolios que solo empobrecen nuestra economía".

También señaló que su país ha planteado renegociar los tratados de libre comercio y tomado la decisión soberana de invertir en desarrollo nacional sustituyendo importaciones, pero compitiendo en los mercados internacionales sin subsidiar los excesos de las naciones desarrolladas.

RECHAZA BLOQUEO A CUBA

Castro asumió el poder el 27 de enero, después de doce años continuos del conservador Partido Nacional, los últimos ocho al frente de Juan Orlando Hernández, quien desde abril enfrenta juicio en Estados Unidos por narcotráfico.

"Hoy que la guerra vuelve a castigar a los más pobres del mundo y que somos países invadidos, pregonamos el retorno al respeto a la autodeterminación de los pueblos, rechazando el infame y brutal, bloqueo al pueblo de la hermana república de Cuba", dijo la mandataria hondureña, quien además resaltó que Gustavo Petro, en Colombia, decretó que "se debe de terminar la agresión contra la República Bolivariana de Venezuela".

Castro cerró su intervención con una frase de la ambientalista hondureña Berta Cáceres, asesinada el 2 de marzo de 2016: "Reaccionemos mundo, aún estamos a tiempo".

(c) Agencia EFE