El castigo del PSOE a sus votantes en Madrid

Juan Lobato, candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, y Reyes Maroto, aspirante a candidata del PSOE al Ayuntamiento de Madrid. De fondo, de rojo, Enma López.
Juan Lobato, candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, y Reyes Maroto, aspirante a candidata del PSOE al Ayuntamiento de Madrid. De fondo, de rojo, Enma López.

Juan Lobato, candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, y Reyes Maroto, aspirante a candidata del PSOE al Ayuntamiento de Madrid. De fondo, de rojo, Enma López.

El nombre de la ministra de Industria y Turismo, Reyes Maroto, como candidata a la alcaldía de la capital ha caído como un jarro de agua fría sobre los votantes socialistas de Madrid. Tras crear tantas expectativas por parte del PSOE y de Moncloa, no ha bastado que sea una ministra -”buena persona y preparada pero desconocida para el gran público” dicen sus propios compañeros- para mitigar la irritación y desgana de los presuntos votantes del PSOE .”Acaban de despejarme una duda, yo voto a Rita (Maestre)” ha sido la primera exclamación de muchos votantes progresistas. Y que el suspense generado había sido tal que se esperaba un nombre imbatible, con ese perfil un tanto chulapo que triunfa entre los dirigentes de Madrid para disputar el bastón de mando. Quizá es que la sombra de Carmena es muy alargada.

Los listados del PSOE para la capital están llenos de ocurrencias: la última Pepu Hernández, el entrenador de baloncesto, “un capricho personal de Pedro Sánchez”, según sus amigos; pero ahí están Antonio Miguel Carmona (vale, primarias), Miguel Sebastián, Jaime Lissavetzky. O Ángel Gabilondo, un candidato solvente y querido -ganó pero no fue suficiente, no tenía suficiente fuerza- Desde la chupa de Trini Jiménez, los socialistas no han sabido dar con un candidato con fuerza. Y eso que al otro lado hay personajes como Martínez-Almeida o la propia Ayuso, que nadie imaginaba cuando Pablo Casado los presentó que fueran a tener tirón.

El suspense generado había sido tal que se esperaba un nombre imbatible, con ese perfil un tanto chulapo que triunfa entre los dirigentes de Madrid para disputar el bastón de mando

“El problema de los candidatos socialistas desde Tierno Galván, que con su perfil de viejo profesor funcionó y supo encajar en plena movida madrileña, es que siempre se elige a alguien cercano a quien en ese momento tiene el poder en el PSOE. Y el PSOE lleva tiempo sin saber conectar emocionalmente con Madrid y con lo que significa”, advierte un veterano socialista que observa cómo “se van machando alternativas”. “Si Trini hubiese aguantado más, habría tenido una segunda oportunidad, es quien estuvo más cerca”.

Puede que el tamayazo haya sido la maldición que ha caído sobre los socialistas de Madrid desde aquel junio del 2003, pero no parece que cuando el PSOE gobierna en La Moncloa -ya sea Zapatero o Pedro Sánchez- tengan ganas o fuerzas para luchar contra la maldición-. “Hasta se ha llegado a plantear recuperar a Rafael Simancas. ¿Lo puedes creer?. Es un buen político, pero no tiene tirón”, dice un socialista próximo al círculo de Moncloa.

Ahora mismo, entre diputados y senadores socialistas quien será la candidata a la alcaldía les preocupa poco. “No hemos comentado casi nada, de lo que más estos días en el partido es de la malversación y de la chapuza de la Ley del sí es sí. La verdad es que Reyes es correcta y como ministra es solvente. Otra cosa es bajar al fango municipal y hacer campaña. Igual nos sorprende”, dice un diputado que no cree que en Moncloa les dé igual hacerse con Madrid.

"Reyes es correcta y como ministra es solvente. Otra cosa es bajar al fango municipal y hacer campaña. Igual nos sorprende”, dice un diputado socialista

La ristra de candidatos que los socialistas -la Federación socialista Madrileña FSM, un lugar contaminado por egos y corrientes ideológicas ya sean guerristas, felipistas, sanchistas, desde hace décadas- han presentado por la capital de España y la Comunidad es un ejemplo del desprecio o la escasa fe que tienen en ganar las elecciones o arrebatar una plaza tan importante al PP, que gobierna desde el año 1989. “La militancia socialista de Madrid está totalmente desconectada de la realidad. Ahora lleva la batuta el movimiento LGTBI, que tiene link con una parte de la sociedad pero no llega a un espectro más amplio”, explica un socialista que durante una temporada formó parte de la federación.

Tampoco a los actuales portavoces se les deja mucho margen de maniobra. “Durante la pandemia, en cuanto se comenzaron a ver los datos de mortalidad en Madrid tan superiores al resto de España, Iván Redondo frenaba cualquier intento de agitar la mala gestión de los dirigentes madrileños porque buscaba el apoyo del PP al Estado de Alarma en el Congreso. Enma López Araujo en el Ayuntamiento lo está defendiendo bien, y Lobato en la Comunidad lleva años siendo una joven esperanza que no acaba de cuajar”. Quedan poco más de seis meses para las municipales y mucho tienen que cambiar las cosas para que los votantes progresistas salgan en masa a apoyar a la candidata socialista, sobre todo en una ciudad con una tendencia tan arraigada a votar a la derecha.

TE PUEDE INTERESAR