Los médicos no entendían sus convulsiones repentinas hasta que encontraron larvas que llevaban 20 años en su cerebro

·3 min de lectura

Se cayó de la cama de madrugada como consecuencia de las convulsiones, hablaba raro y su mujer lo llevó de urgencias al Hospital General de Massachusetts en Boston (Estados Unidios). Sin antecedentes de ese tipo y sin otros síntomas, los médicos no sabían a qué se debía el ataque repentino de este paciente de 38 años. Hasta que un TAC sacó a la luz el problema: tenía quistes larvarios de una tenia en su cerebro desde hacía dos décadas.

El paciente estuvo cinco días ingresado en el Massachusetts General Hospital de Boston (Estados Unidos). (Foto: David Degner/Getty Images).
El paciente estuvo cinco días ingresado en el Massachusetts General Hospital de Boston (Estados Unidos). (Foto: David Degner/Getty Images).

En base a las pruebas realizadas ya en el hospital, donde sufrió otra convulsión, determinaron que el paciente, cuya identidad se mantiene en el anonimato, sufría de neurocisticercosis. Como explica desde los CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades), se trata de “una infección parasitaria prevenible que es ocasionada por quistes larvales (sacos cerrados que contienen un parásito en etapa inmadura) de la solitaria (Taenia solium). Los quistes larvales pueden infectar varias partes del cuerpo y provocar una afección conocida como cisticercosis. Los quistes larvales en el cerebro causan una forma de cisticercosis denominada neurocisticercosis, que puede ocasionar convulsiones”.

En el caso de este paciente, que ha sido publicado por el New England Journal of Medicine, se encontraron varios de esos quistes y se cree que el origen de su afección se remonta al tiempo que vivió en una zona rural de Guatemala antes de mudarse a Estados Unidos. Aunque se desconoce cómo llegaron hasta su organismo, se cree que pudo ser a través de una comida preparada por alguien que tenia la tenia y la contaminó.

Andrew Cole, autor principal del estudio, ha explicado, como Yahoo en Estados Unidos recoge, que “sobre la base de las características de la presentación del paciente, el hecho de que había estado sano el día anterior a la convulsión y su historial de vivir en una zona rural de Guatemala, la neurocisticercosis es el diagnóstico más probable en este caso”

Edward Ryan, director de enfermedades infecciosas globales en el Hospital General de Massachusetts y coautor del estudio, señaló a The Washington Post que algo muy interesante de este caso clínico es el hecho de que la tenía alojada en su cerebro y que había provocado las convulsiones repentinas llevaba mucho tiempo muerta.

“Este caballero era un poco atípico, pero no sorprendentemente raro, ya que sus parásitos estaban muertos y calcificados y no había habido ningún parásito vivo en su cerebro durante una o dos décadas. La infección había desaparecido hace mucho, pero parte de su cerebro tenía cicatrices, y esa área con cicatrices estaba provocando las convulsiones”, concretó al diario estadounidense.

La explicación más plausible a cómo se contagió es por una comida contaminada con huevos. Según el CDC, una vez estos están dentro del cuerpo y eclosionan, la larvas saben cómo encontrar “su camino hacia el cerebro”. Cuando mueren, según ha explicado Ryan, pueden provocar problemas de salud como dolor de cabeza y convulsiones. 

El caso de este paciente de Massachusetts no es único, pero sí una rareza. Una vez que estuvo estabilizado fue tratado con distintos medicamentos antiparásitos y antiinflamatorios y a los cinco días recibió el alta. Después ha sido sometido a un seguimiento durante tres años, recoge el estudio, y en ese tiempo la inflamación ha bajado y no ha tenido más convulsiones bajo tratamiento. “Parece estar bien. La buena noticia es que sigue haciéndolo bien y sin convulsiones”, ha concluido Ryan. 

EN VÍDEO | Larvas de mosquitos se mueven como una serpiente

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente