El caso sobre el papel de Australia en el golpe de Chile continúa a puerta cerrada

·3 min de lectura

Sídney (Australia), 3 jun (EFE).- Un tribunal australiano continuó este jueves con una sesión a puerta cerrada el caso sobre la desclasificación de documentos secretos en relación a la participación de Australia en el golpe militar de Chile en 1973, después de que el Ejecutivo de Camberra argumentara que hay asuntos que pueden poner en riesgo a la seguridad del país.

En el Tribunal de Apelaciones Administrativas (AAT, siglas en inglés), una instancia que no es judicial y tiene jurisdicción sobre asuntos gubernamentales, se enfrentan el exoficial de inteligencia militar australiano Clinton Fernandes, que reclama la publicación de los documentos y el director general de los Archivos Nacionales de Australia, David Fricker.

En la segunda de las tres jornadas de este proceso que comenzó el miércoles, el abogado de Fernandes, Ian Latham, insistió en su breve comparecencia pública en que no todos los documentos, que abarcan desde finales de la década de 1960 hasta mediados de 1970, ponen en riesgo a la seguridad australiana.

El resto del proceso se realizará a puerta cerrada debido a que la fiscal general de Australia, Michaelia Cash, señaló en una orden emitida el 25 de mayo que los testimonios de asuntos "confidenciales" en este caso "perjudican a la seguridad, defensa y relaciones internacionales" de su país.

En las vistas, a las que no tienen acceso los demandantes, comparecerán un exagente de ASIO (la agencia de inteligencia australiana) bajo el nombre falso de Peter Darby, y Jack Lowe, quien también tiene su identidad encubierta y formó parte de los Servicios Secretos Australianos de Inteligencia (ASIS, siglas en inglés).

Sus testimonios se sumarán a los de Anthony Sheehan, subsecretario de Seguridad Internacional del Ministerio de Exteriores de Australia, quien señaló en la primera jornada, que existen "aspectos (en los documentos) que necesitan ser protegidos".

Al culminar el viernes las vistas, se prevé que los jueces del AAT dejen visto para sentencia su decisión sobre esta petición de Fernandes, quien comentó a Efe que de perder, es muy probable que no lleve el caso al tribunal federal por falta de recursos.

A pesar de que Estados Unidos desclasificó hace dos décadas documentos secretos sobre cómo encubrió y apoyó al régimen de Augusto Pinochet (1973-1990), aún quedan muchas interrogantes sobre la actuación de su socio, Australia, en la antesala del golpe que derrocó al socialista de Salvador Allende.

Las preguntas llevan décadas sin respuesta debido a los mecanismos legales que tiene el país oceánico para proteger sus secretos ilimitadamente.

Por ahora, se sabe que Australia envió a Chile en 1971 a agentes de los Servicios Secretos Australianos de Inteligencia (ASIS, siglas en inglés) durante el gobierno del liberal Billy McMahon, a petición de Washington, pero su sucesor, el laborista Gough Whitlam (1972-73) ordenó la retirada de estos uniformados del país sudamericano.

Sin embargo, al menos un agente de ASIS se quedó en Chile hasta después del golpe, mientras que algunos oficiales de la ASIO trabajaron como agentes de inmigración encubiertos y ayudaron a la CIA estadounidense antes del golpe.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente