El caso extraño de una mujer que no manifestó COVID-19 hasta que se puso de parto

En Nueva York se acaba de dar un caso muy extraño: una mujer embarazada que no tenía coronavirus… hasta que dio a luz. Bueno, en realidad sí tenía coronavirus, sí que estaba infectada, pero no desarrolló la enfermedad hasta después del parto.

Se trata de un caso curioso, no es algo general. Es cierto que no es el único, pero de momento sólo se conocen dos casos iguales – muy similares, en realidad, ya que nunca hay dos casos iguales iguales.

Vamos con los detalles. La mujer había tenido un embarazo complicado: diabetes de tipo II – pero no diabetes gestacional, la que aparece en algunas mujeres durante el embarazo y después desaparecen los síntomas – y un problema en el hígado.

Como se trataba de un caso complicado, los médicos decidieron que llegada la fecha había que provocar el parto. No antes, por seguridad para el bebé, pero en la fecha precisa para asegurarse de que la madre – y el bebé – no estuviesen en peligro.

Así que, cuando llegó el día, fueron al hospital a que le provocasen el parto. En mitad de una pandemia mundial por un virus nuevo. Por fortuna, parecía que ella se había librado: no tenía tos, ni fiebre, ni problemas para respirar, ni ninguno de los demás síntomas del COVID.

Comenzó el parto, y por desgracia se complicó. La temperatura de la madre aumentó, no mucho, pero lo suficiente para que los doctores se preocupasen. Lo primero en lo que pensaron fue en una infección conocida como corioamnionitis, que ocurre cuando bacterias de la “flora” vaginal entran en el líquido amniótico, el que protege al embrión, el “agua” de “ha roto aguas”.

Vista la situación, los médicos tomaron la decisión de realizar una cesárea para evitar mayores complicaciones. Mientras lo preparaban todo, notaron que la respiración de la embarazada se complicaba y tuvieron que intubarla.

Ahí ya comenzaron a sospechar que algo no cuadraba. Especialmente porque, tras la intubación, la respiración no mejoraba lo esperado. Así que le hicieron la prueba del coronavirus, y dio positivo.

Evidentemente, ya estaba infectada antes de comenzar el parto. Pero fue a partir de ese momento cuando se desarrollaron los síntomas, y lo hicieron de una manera muy rápida y dramática. Eso sí, lo pillaron a tiempo y la vida de la madre no parece correr riesgo.

¿Qué ha podido pasar? Los doctores no se atreven a plantear ni siquiera una hipótesis. Es cierto que durante el parto se dan cambios importantes en el sistema inmune de la madre, en los pulmones y otros órganos, y en el cuerpo como conjunto. Pero no parece que esos factores expliquen lo que ha pasado. Simplemente, asumen, se trata de una casualidad médica.

Me enteré leyendo aquí.

Más historias que te pueden interesar: