‘En caso de accidente nuclear, no sabríamos ni siquiera dónde escondernos’

AP - Leo Correa

Los ojos del mundo vuelven a estar puestos en la central nuclear de Zaporiyia, en Ucrania. La situación es "muy grave", según Rafael Grossi, director del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). La mayor central nuclear de Europa fue bombardeada el fin de semana y Rusia y Ucrania se acusan mutuamente de estar detrás del incendio.

El jefe de la agencia dijo el domingo que se produjeron daños en zonas "bastante delicadas" de la central nuclear de Zaporiyia, la mayor de Europa, situada en el sur de Ucrania. Dijo que hubo "una buena docena" de impactos durante el fin de semana, pero que los reactores no se vieron afectados. "El nivel de radiación se mantiene dentro de la norma", dijo Rusia, que controla el territorio de la planta.

La agencia condenó los ataques "deliberados y dirigidos", sin atribuir la responsabilidad a las fuerzas rusas o ucranianas. Ambas partes se acusan mutuamente de haber bombardeado el lugar.

Moscú acusa al ejército ucraniano de haber disparado más de "veinte proyectiles de gran calibre". Y Kiev, a través de la voz de la agencia nuclear ucraniana, acusa a Rusia de organizar "una vez más, un chantaje nuclear" y de poner "al mundo entero en peligro".

El director del OIEA, Rafael Grossi, lleva semanas intentando en vano que se establezca una zona de seguridad alrededor de la central. Exasperado, hizo un último llamamiento el domingo: "¡Quienquiera que sea, detenga esta locura! Los inspectores del organismo de control de la energía atómica deberían, en teoría, inspeccionar la planta el lunes. Hay dos inspectores en el lugar. No pudieron salir el domingo porque la situación era demasiado peligrosa, dijo el OIEA.

"En caso de accidente nuclear, no sabríamos ni siquiera dónde escondernos"


Leer más sobre RFI Español