Las casas que no ha engullido la lava de La Palma se enfrentan a un problema aún más peligroso

El volcán de La Palma sigue emanando todos los días gran cantidad de material y substancias líquidas, sólidas y gaseosas, tal y como se puede apreciar en las imágenes que nos llegan a través de las redes sociales y los medios de comunicación. Se trata de componentes muy perjudiciales con una alta capacidad destructiva que ya se han llevado por delante centenares de viviendas, locales y cultivos.

A la lava que avanza lentamente hacia el mar, ahora hay que añadirle una nueva amenaza: la ceniza. Las edificaciones que se encuentran dentro del área de influencia de la erupción corren un serio peligro porque el polvo y la gravilla que salen del cráter se van acumulando poco a poco en los tejados. Esto deriva en un incremento del peso que pueden soportar las estructuras y el evidente riesgo de derrumbe.

Lo peor de todo es que muchas de estas construcciones no han sido desalojadas porque no están en la trayectoria de la lava, lo que supone un serio peligro para las personas que las ocupan. Por este motivo, los bomberos trabajan en la limpieza de los edificios que no han quedado sepultados por la lengua incandescente. Así se puede apreciar en un vídeo compartido en Twitter por el Cuerpo de Bomberos de Tenerife en el que aparecen varios efectivos extrayendo el exceso de hollín depositado sobre la cubierta de una vivienda.

“Aún podemos salvar viviendas a las que la lava de la erupción de La Palma puede que no acabe llegando. El operativo de BomberosTF se está encargando esta tarde de limpiar la ceniza de los techos de casas que corren el riesgo de desplomarse”, escribían estos servidores públicos junto al vídeo publicado en redes.

Pero quizá la secuencia más impactante es la que ha grabado un vecino de la zona mostrando su domicilio cubierto de un manto de polvo negro procedente de la boca del volcán. Se trata de una secuencia que empieza en lo que parece ser el porche y que acaba sobre una terraza ubicada en la parte superior. Para llegar hasta este punto, el hombre muestra unas escaleras completamente cubiertas de carbonilla, igual que el resto de las estancias exteriores.

Quizá el detalle más significativo de este vídeo se encuentra al principio del mismo en el que aparece el pie del protagonista completamente cubierto de ceniza, lo que muestra que la capa tiene varios centímetros de espesor. A estas imágenes las acompañan los rugidos constantes que emite el propio volcán.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente