Casa Blanca recibe informe que podría provocar suba de tasas a autos importados

El presidente de EEUU, Donald Trump, habla durante una reunión de gabinete en la Casa Blanca, en Washington, el 12 de febrero de 2019, junto al Secretarios de Estado diputado John Sullivan (Izq) y el Secretario de Comercio, Wilbur Ross (Dch)

El departamento estadounidense de Comercio anunció el domingo por la noche haber entregado a la Casa Blanca su informe sobre la industria automotriz, que podría desencadenar un aumento de los aranceles sobre los vehículos importados e intensificar la tensión con Europa.

"El secretario de Comercio, Wilbur Ross, entregó oficialmente al presidente Donald Trump los resultados de la investigación del departamento de Comercio referida a los efectos de las importaciones de automóviles y autopartes sobre la seguridad nacional de Estados Unidos", anunció la cartera sin dar más detalles.

El presidente Trump tiene ahora 90 días para tomar la decisión de imponer o no tasas suplementarias a las importaciones de automóviles y equipamiento, una amenaza para esta industria en Europa y principalmente Alemania.

De su lado, la Unión Europea (UE) sostuvo este lunes que si Estados Unidos impone finalmente aranceles a sus automóviles "la Comisión Europea reaccionará de manera rápida y adecuada", dijo el vocero comunitario Margaritis Schinas en Bruselas.

La Casa Blanca había anunciado a fines de mayo su intención de imponer aranceles adicionales de hasta el 25% a las importaciones de vehículos, para defender al sector.

Trump había encargado al departamento de Comercio una investigación para establecer la pertinencia de aplicar esas tasas en base al artículo 232 de la legislación comercial estadounidense, que se apoya en argumentos vinculados a la defensa nacional para limitar la importación de productos y bienes.

Según fuentes consultadas por la AFP, las conclusiones de este informe serían "positivas" sobre la cuestión de si consideraban una amenaza a la seguridad nacional la importación de vehículos.

En marzo de 2018, Trump ya se había referido a supuestas amenazas para la seguridad nacional para imponer aranceles adicionales a las importaciones de acero y de aluminio en Estados Unidos, ignorando las repetidas advertencias de sus aliados sobre los riesgos de una guerra comercial de consecuencias imprevisibles.

Si el presidente decidiera tomar medidas similares con los automóviles, los fabricantes alemanes (Mercedes (Xetra: 710000 - noticias) -Benz, Volkswagen (IOB: 0P6N.IL - noticias) y BMW (EUREX: BMWE.EX - noticias) ) serían los más afectados.

En 2017, poco más de la mitad (8,3 millones) de los 17 millones de vehículos vendidos en Estados Unidos eran importados.

Los autos importados de Canadá y México -que acaban de cerrar un nuevo acuerdo de libre comercio con Estados Unidos (T-MEC (Other OTC: MYEC - noticias) )- deberían quedar exentos del aumento de aranceles.

Ambos países son responsables por la mayoría de los vehículos importados por Estados Unidos (4,27 millones) por delante de Japón (21%), Alemania (11%) y Corea del Sur (8%).

En 2018, los grupos alemanes exportaron 470.000 autos a Estados Unidos, según la federación de constructores VDA.

Según los analistas de EY, las tasas aduaneras de 25% sobre los vehículos costarían unos 5.000 millones de euros a los fabricantes alemanes.

La industria automotriz estadounidense criticó la posible medida, argumentando que afectaría tanto a la economía local como al sector automotor mundial.

El viernes, la National Automobile Dealers Association advirtió que 366.900 puestos de trabajo podrían perderse en Estados Unidos debido al encarecimiento de los automóviles. Las nuevas tasas aumentarían el costo de los vehículos en 2.750 dólares en promedio, llevando a una disminución de las ventas de 1,3 millones de unidades por año, según la organización.