La carta póstuma a Rosario Porto de un catedrático de Psicología: “Sufriste mucho, sin duda”

M. J. Arias
·3 min de lectura

A Jorge Sobral, catedrático de Psicología de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), le pidieron en La Voz de Galicia que “escribiera unas palabras” sobre Rosario Porto tras su suicidio la semana pasada en la cárcel de Brieva (Ávila) donde cumplía los 18 años de condena por el asesinato de su hija Asunta Basterra. El resultado de ese encargo no ha sido un perfil al uso de la fallecida o un resumen del caso, sino una carta póstuma dirigida a la propia Rosario Porto en la que desgrana su opinión profesional sobre cómo era y el sufrimiento que arrastraba.

Rosario Porto se quitó la vida el pasado miércoles en su celda en la cárcel de Brieva, en Ávila.
Rosario Porto se quitó la vida el pasado miércoles en su celda en la cárcel de Brieva, en Ávila.

Titulada Carta Póstuma a Rosario Porto, su columna comienza así: “Tú bien sabes que cada uno es como es. Me pidieron que escribiera unas palabras sobre ti; y se me ocurrió escribírtelas a ti. Sabemos que la verdad judicial te hizo residente del barrio oscuro, allí donde habitan los dark side, tan investigados”.

Explica este catedrático en Psicología como para “comprender” a quien comete un acto como por el que fue condenada la abogada gallega “tantos colegas buscamos marcadores de ese lado oscuro”. En el caso de Porto, señala, “algunos, meticulosos, añaden al cuadro una pincelada de sadismo: alguna suerte de placeres vinculados con el sufrimiento de otros”. Sin embargo, él no está de acuerdo con ese retrato y así se lo hace saber a la destinataria de su misiva. “De verdad te digo que no creo que todo ello te haga mucha justicia”, escribe.

Basa sus afirmaciones en el historial psiquiátrico de la ahora fallecida, “lleno de depresiones e internamientos, bien antes de los trágicos acontecimientos” y mantiene que “nunca sabremos si tu muerte ha tenido que ver con la digestión de tu crimen, o tu crimen fue deudor de tu caos afectivo previo. Es tentador describirte con la pereza intelectual de las etiquetas simples. No te lo mereces. No es tu caso”.

Desde su punto de vista profesional, para Sobral Rosario Porto era “un claro ejemplo de algo cualquier cosa menos simple: la ‘psicopatía secundaria’; el mundo donde la frialdad necesaria para el plan malvado convive con los fuegos de la angustia, la depresión y la desesperación, en tu caldera neurótica. Los que sufren pueden ser malos. Y los malos, a menudo, también sufren”. En base a ese diagnóstico le reconoce a la madre de Asunta que “sufriste, mucho, sin duda”.

Acaba su carta póstuma relacionando el suicidio consumado el pasado médico con un “ajustar cuentas, con el mal, con lo que salió mal, esto es, contigo misma. Y lo conseguiste. Y dejaste tu celda en perfecto orden y concierto. Como gran metáfora de tus necesidades. En paz. Descansa en ella. Que compasión no te falte”.

No es la primera vez que Sobral es consultado sobre el asesinato de Asunta Basterra, por el que fueron condenados tanto su madre como su padre, Alfonso Basterra. En 2019, con motivo del sexto aniversario del crimen, El Correo Gallego recogió unas declaraciones suyas hechas en el transcurso de una entrevista en Onda Cero en las que analizaba cómo podría haber llegando la expareja al punto de matar a su hija.

“Las ideas delirantes pueden ser contagiosas y uno de los dos padres tuvo que ser el primero que planteó que Asunta era un problema, que estorbaba (….) Sabemos que aunque no es lo habitual, esto ocurre aunque no sabemos cuál era la funcionalidad psicológica que tenía la muerte de Asunta”, comentó.

En su análisis añadía que “la locura compartida está estudiada y a veces un delirio paranoide con rasgos psicóticos o prepsicóticos aparece y nadie puede comprender cómo alguien puede convencer a su pareja de algo así” pero que en estos casos suele tratarse de personas que no gestionan “sus emociones de una forma normalizada” y con “trastornos de personalidad”.

EN VÍDEO | Prisiones aplica el protocolo antisuicidio al padre de Asunta Basterra