Los carruajes de caballos de Nueva York podrían quedar en el pasado

·1 min de lectura
Los carruajes de caballos de Nueva York podrían quedar en el pasado

Una imagen viral de un caballo desplomado en una calle de Nueva York, mientras el conductor le gritaba para que se levantara, ha revivido las manifestaciones que buscan cerrar el sector turístico de carruajes en esta ciudad.

Los activistas de los derechos de los animales afirman que los caballos viven en condiciones de hacinamiento, suelen estar desnutridos y deshidratados, y se asustan con los coches de camino al parque.

"Realmente esto fue mi primera y peor impresión de Nueva York; porque cuando llegué al Central Park y vi todos esos carruajes y todos esos caballos y el fuerte calor, mi impresión fue que no tienen suficiente agua", cuenta Maria Luzynska, turista polaca.

Sustituir los carruajes por vehículos eléctricos

Este sector cuenta con 130 conductores que comparten 68 licencias, para unos 200 caballos que viven en establos de la ciudad.

Para algunos, en tanto se trate bien a los animales, esta tradición se puede mantener; para muchos otros, es un acto cruel, en el que los animales son maltratados, como lo explica Robert Holden, concejal de Nueva York por el distrito 30 de Queens:

"Creo que la gente ha evolucionado. Nos hemos vuelto un poco más cuidadosos en cómo tratamos a los animales y no les obligamos a hacer las cosas de antes. Cuatro caballos cayeron este verano, y la gente está cansada de esto".

Los carruajes de caballos de en Nueva York funcionan desde el siglo XIX, ahora los legisladores quieren sustituirlos por vehículos eléctricos.

"Manhattan es probablemente el peor lugar del mundo para que trabaje un caballo; con el tráfico, el ruido, la contaminación, el terrible calor y las pésimas condiciones", dice el concejal Robert Holden, que ha presentado un proyecto de ley para la sustitución de los carruajes.