Carmen Calvo mira al pasado y le abre en directo a Pablo Iglesias la caja de los truenos

·5 min de lectura

La tensión que se vive dentro del gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos debido a la reforma laboral ha saltado a los micrófonos del programa ‘Hora 25’ de la Cadena SER.

Cada lunes los exvicepresidentes Pablo Iglesias y Carmen Calvo participan en una tertulia política llamada ‘Él Ágora’ junto al que fuera ministro de exteriores con el Partido Popular José Manuel García-Margallo y en la de este 25 de octubre la tensión estalló entre la socialista y el exlíder de Unidas Podemos.

Carmen Calvo y Pablo Iglesias durante su tertulia en el programa ‘Hora 25’ de la Cadena SER. (Foto: Cadena SER).
Carmen Calvo y Pablo Iglesias durante su tertulia en el programa ‘Hora 25’ de la Cadena SER. (Foto: Cadena SER).

Iglesias dio por hecha la reforma laboral. “Unidas Podemos y Yolanda (Díaz) han ganado ya”, comentó y señaló que el problema entre los socios de gobierno no es de “diferencias” sino de “visibilidad” pidiendo al PSOE que respete las competencias del Ministerio de Trabajo y respeten a su socio de gobierno.

“El planteamiento es que la reforma laboral es algo tan importante que no puede estar liderada solamente por un ministerio que esté en manos de Unidas Podemos porque además van a ser demasiado favorables a los trabajadores y a los sindicatos en lugar de a los empresarios. Mutatis mutandis. Yo fui vicepresidente con las competencias en la Agenda 2030 que me permitía entrar en todos los temas. Si en algún momento yo hubiera dicho que Unidas Podemos tiene que estar en las negociaciones que afecten a la compra militar de nuestro país, tiene que estar en las negociaciones con las eléctricas, tiene que estar presente en Bruselas cuando vaya Nadia Calviño... Nadie jamás hubiera dicho que a lo mejor es razonable que hubiera dos partidos negociando juntos”, se quejó el exvicepresidente.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

“Los escaños definen el número de ministerios que tiene cada uno y nosotros en eso perdemos en la proporcionalidad. Tenemos muchos más votos en proporción a las competencias que nos correspondieron, pero el argumento es ‘como yo tengo 100 escaños, yo meto las narices en tus competencias, pero eso sí, a ti que no se te ocurra decir ni mu de las armas que hemos decidido vender a Arabia Saudí o que Bankia no se convierta en un banco público o que las eléctricas van a poder seguir yéndose de rositas’, que es en realidad el planteamiento que hay aquí”, añadió después. “Algunos se creen que siguen gobernando en solitario. Les encantaría tener un gobierno en solitario. Han tratado de hacer un gobierno de coalición como si gobernaran en solitario, pero eso se ha terminado. Al socio de gobierno se le respeta”.

Esta reflexión no gustó a Calvo, que miró al pasado para recordarle a Iglesias que no consiguieron el sorpasso que pretendían y acusarle de forzar unas segundas elecciones generales después de que las negociaciones entre PSOE y Unidas Podemos, en las que ella representó a los socialistas, tras los comicios de 2019 no llegaran a buen puerto.

“Me voy a remontar a algo que me parece que le va a dar un poquito de realismo. Me voy a remontar al sorpasso, a cuando mi partido iba a desaparecer porque la izquierda verdadera iba a ocupar todo ese espacio. Y aquí estamos. Ya sé que la proporción de escaños que tenemos no le gusta al vicepresidente que se las recuerde, pero no son 100, son 120”, empezó diciendo. “Unidas Podemos completa lo que necesita el Gobierno, que ni siquiera tenemos mayoría absoluta con Unidas Podemos después de ir a unas segundas elecciones, que él mismo acaba de decir que las provocan para poder estar en el gobierno, que ya tiene su aquel”.

“Voy a recordar una cosa: de momento, Unidas Podemos gobierna por los 120 escaños del PSOE. Estáis gobernando por la fuerza electoral que tiene el Partido Socialista y nosotros podemos gobernar porque completáis con 35 escaños, lejos de una mayoría absoluta”. “Que no se olvide que si estáis haciendo gestión es por la fuerza electoral que tiene el Partido Socialista. Esto también forma parte de la realidad. Conviene que asumamos estas cosas con un poco de tranquilidad y de humildad”.

Como decíamos, Calvo fue la representante del PSOE durante las negociaciones fallidas entre su partido y Unidas Podemos para intentar llegar a un acuerdo tras las elecciones generales de abril de 2019, en las que los socialistas lograron 123 escaños y la formación morada 33.

Pablo Echenique representó a Unidas Podemos en aquellas negociaciones y entre ambos líderes no hubo buena sintonía. Las reuniones se dieron por cerradas en julio sin éxito y, aunque la formación morada intentó retomarlas tras el verano, finalmente se convocaron unas nuevas elecciones generales tras las cuales sí se alcanzó el acuerdo de coalición. En esas segundas negociaciones no participaron ni Calvo ni Echenique.

EN VÍDEO | “A por ellos, oé”: el grito de los simpatizantes de Vox a sus diputados antes de la moción de censura a Sánchez

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente