Carlos III, la ascensión al trono del eterno heredero de la corona británica, con 73 años

·2 min de lectura

Eterno príncipe de Gales, Carlos III, es el monarca que más ha esperado hasta llegar al trono de Ingleterra, a los 73 años.

Recibió el título de príncipe de Gales a los 10 años y fue coronado como tal, once años después en el Castillo de Caernarfo.

Su infancia estuvo marcada por la ascención al trono de su madre cuando él tan solo tenía cuatro años. Circunstancia que hizo que se sintiera algo abandonado. Fue el primer heredero que acudió a una escuela, en vez de tener tutores en palacio. Su adolescencia en el internado escocés de Gordonstoun fue una etapa de su vida que recuerda con amargura.

Estudiará en la Universidad de Cambridge y recibe también una formación militar en la Royal Navy, siguiendo el ejemplo de su padre, el príncipe Felipe. Obtiene también un diploma de piloto de helicóptero.

Una juventud de formación, amores y amoríos.

Su boda de con Diana Spencer 1981 fue seguida por 750 millones de telespectadores.

Una boda, que parecía de cuento de hadas pero que culminó en infedelidades, divorcio y tragedia con la muerte de la princesa en accidente de tráfico en París, cuando ya estaban divorciados.

El heredero se vuelca entonces en la educación de sus dos hijos y se casa con su eterna amante, Camilla Parker Bowles que ahora, y por expreso deseo de Isabel II, puede ser reina consorte.

Experto jugador de polo, en su juventud, Carlos tendrá ahora que lidiar con las riendas del poder y mantenerse en equilibrio no solo frente a los desafios y cambios en el Reino Unido sino también en los países en los que el monarca británico todavía es Jefe de Estado como Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

Defensor del medio ambiente, creó en una empresa de productos biológicos cuando pocos confiaban en esta agricultura.

Sus posiciones en algunos temas, le han valido críticas, por rozar la ingerencia política. Ahora, con un 56 % de opiniones favorables, tendrá que conducir el país con prudencia.