Carles Puigdemont se pasea por Alguer rodeado de simpatizantes sardos

·1 min de lectura

Carles Puigdemont se ha dejado querer este sábado por los independentistas sardos en la localidad de Alguer, en la costa noroeste de la isla de Cerdeña, donde ha sido recibido por el alcalde.

El expresidente catalán se ha paseado, saludando a la gente, después de que la justicia italiana le dejara en libertad, sin medidas cautelares ni restricciones de movilidad, horas después de su detención en el aeropuerto de Cerdeña. La única condición es que se presente a una vista el 4 de octubre en la que se decidirá si le entregan o no a España.

"Alguer tiene unas raíces muy, muy profundas en la cultura catalana y en la lengua catalana -dijo Puigdemont-. Así que para mí, estar aquí, libre, es una ocasión muy importante. Estoy acostumbrado a ser perseguido por España pero el final es siempre el mismo: soy libre y seguiré luchando".

En cuanto al Gobierno italiano, según el diario La Repubblica, ha acogido con "alivio" la decisión de la Justicia de dejarle en libertad, pues temía verse inmerso en un complicado embrollo jurídico y político con el Gobierno de España de un lado y las autoridades europeas de otro.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente