Puigdemont, el gran perdedor tras los indultos de Pedro Sánchez

·3 min de lectura
Los indultos no se aplicarán a los políticos fugados ya que no fueron juzgados en la causa del Supremo. (Photo credit should read JOSEP LAGO/AFP via Getty Images)
Los indultos no se aplicarán a los políticos fugados ya que no fueron juzgados en la causa del Supremo. (Photo credit should read JOSEP LAGO/AFP via Getty Images)

Si Carles Puigdemont no se hubiese fugado escondido en un coche el 29 de octubre de 2017, ahora estaría en una situación como la de los condenados del ‘procés’. Pero esto no va a suceder. Tal y como coinciden en señalar la gran mayoría de expertos jurídicos, la aprobación de los indultos este martes no afecta de ninguna manera al 'expresident' de la Generalitat. La medida de gracia se ajusta a los políticos condenados por el 1-O. Y Puigdemont, al igual que los 'exconsellers' Toni Comin, Clara Ponsatí, Lluís Puig y la secretaria general de ERC, Marta Rovira, no fueron juzgados en la causa del Tribunal Supremo.

Ese asunto, por tanto, seguirá sin solución pactada. Y el Gobierno de coalición no ha mostrado ningún interés en resolverlo. Entienden que eso ahora mismo no toca. Y no se pondrá encima de la mesa ya que nada hace pensar que alguno de ellos se presente en España mientras estén activadas las órdenes de detención que pesan sobre ellos y que no hace mucho -en el mes de marzo- fueron ratificadas por el Tribunal Constitucional. El propio Puigdemont ha declarado en múltiples ocasiones que únicamente regresará a España cuando lo pueda hacer "como persona libre".

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Se libran, eso sí, de que esas órdenes tengan efecto en el conjunto de Europa. Tienen libertad de movimiento, como quedó patente durante la marcha celebrada el año pasado en Perpiñán (Francia), pero poco más. El exilio fue un recurso sentimental explotado por Junts durante la presidencia de Quim Torra. Pero ahora que las urnas han otorgado la presidencia a Pere Aragonés, el papel de Puigdemont como mártir pierde enteros. Y su proyección política y mediática dependerá de si el 'president' tiene a bien repartir juego o no. Porque ya se ha evidenciado que había más alternativas que el plan único de Puigdemont.

Y lo peor para Puigdemont puede estar aún por llegar. Que no es otra cosa que ver a Oriol Junqueras volviendo a hacer política. En la práctica, la inhabilitación absoluta a la que los líderes políticos del ‘procés’ fueron condenados dura tanto como sus penas de prisión. Por lo que, si el decreto de indulto lo incluye, la inhabilitación podría expirar el mismo día que la condena. Pudiendo de nuevo ostentar cargos públicos e incluso presentarse a unas elecciones. Es decir, que el que fuera 'vicepresident' de la Generalitat podría figurar en una lista electoral mientras quien fuera su 'president', no.

Todo cambiaría si en lugar de indultos lo que el Gobierno tramitara fuera una amnistía. Y sobre esta disyuntiva pivota la estrategia de Junts que ha cargado duramente contra las medidas de gracia que hoy mismo serán estampadas en papel timbrado tras el Consejo de Ministros. 

En vídeo | Sánchez escenifica su apuesta más arriesgada

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente