Las precauciones que debe tomar una embarazada con Síndrome de Brugada como Carla Barber

·5 min de lectura
La modelo y cirujana Carla Barber está pletórico tras confirmar su embarazo y se ha mostrado positiva en cuanto a la posibilidad de que surjan complicaciones o de que el bebé pueda heredarla. (Foto: Alvaro Cabrera/Getty Images)
La modelo y cirujana Carla Barber está pletórico tras confirmar su embarazo y se ha mostrado positiva en cuanto a la posibilidad de que surjan complicaciones o de que el bebé pueda heredarla. (Foto: Alvaro Cabrera/Getty Images)

 

Carla Barber ha empezado el año con una fantástica noticia, ¡está embarazada! Se cumple así uno de sus mayores anhelos y también uno de sus mayores temores. Cuando la doctora hizo público que tenía el síndrome de Brugada, un trastorno del ritmo cardíaco poco frecuente pero potencialmente mortal que se incluye entre lo que se conoce como 'canalopatías', temía no poder cumplir su sueño de ser madre o que su enfermedad pudiera conllevar ciertos riesgos al bebé.

Ciertamente se sabe poco sobre los riesgos y los resultados del embarazo en mujeres con síndrome de Brugada porque al ser una patología tan poco común apenas hay estudios sobre ello, y "no existe una respuesta concreta", apuntan la Fundación Española del Corazón (FEC).

Sin embargo, los cardiólogos consieran que, en la mayoría de los casos, el embarazo en las mujeres que sufren síndrome de Brugada "tiene un curso general benigno", y el riesgo puede ser el mismo que el de la población general.

El corazón de los pacientes con síndrome de Brugada bombea con fuerza, y el embarazo y el parto no suponen ningún problema para las mujeres con este síndrome. El riesgo de arritmias peligrosas es bajo porque la mayoría de los pacientes con síndrome de Brugada están asintomáticos y no necesitan seguir ningún tratamiento específico. Pero esto no quita para que sea más que conviente que le comuniques a tu cardiólogo que estás embarazada y a tu ginecólogo que tienes el síndrome de Brugada, ya ambos deben trabajar conjuntamente para llevar a buen térmimo el proceso de gestación.

Es cierto que existen pocas investigaciones al repecto pero tal y como recuerda FEC, este análisis retrospectivo del grupo de Brugada, que se publicó en la Revista Española de Cardiología, recoge al mayor grupo de análisis establecido hasta el momento, incluyéndose a 104 mujeres y un total de 219 embarazos. Y lo que se observó es que "durante la fase del embarazo, ya no solo en la etapa pre y post parto, sino sobre todo durante el periparto que es cuando puede haber más desbalance hormonal, no hubo ninguna arritmia maligna; con lo que se demostró que a priori el embarazo no supone un factor precipitante en el Síndrome Brugada, a diferencia de otras canalopatías en las que el embarazo sí tiene una repercusión importante”, destaca el doctor Moisés Rodríguez-Mañero, cardiólogo de de la Unidad de Arritmias del Hospital de Santiago de Compostela.

Es decir que la evidencia apunta a que el embarazao "se trata de un periodo seguro para las mujeres con Síndrome de Brugada. Por lo tanto, las mujeres afectadas podrían encarar el embarazo con tranquilidad, siempre y cuando estén atendidas por personal con experiencia en dicha patología, puesto que serán necesarias algunas medidas especiales, como evitar determinados fármacos, tratar enérgicamente los episodios febriles, etc.”, añade.

"Podemos tranquilizar a estas mujeres de cara al embarazo, aunque hay que tomar algunas precauciones, como evitar fármacos que influyan en las canalopatías, reprogramar el desfibrilador unos meses antes del parto y que estén supervisadas por equipos con experiencia", recomienda el especialista.

En este sentido, una paciente que padece Síndrome de Brugada y está embarazada debe tomar ciertas precauciones para minimizar riesgos y evitar, por ejemplo, algunos deportes como el montañismo o buceo, sobre todo aquellos pacientes que hayan sufrido con anterioridad pérdida de conciencia. De la misma manera, durante el embarazo, se aconseja evitar esfuerzos físico exagerados y trabajos de riesgo.

Por supuesto, se aconseja evitar el tabaco en cualquier persona con una enfermedad cardíaca por su efecto perjudicial sobre las arterias coronarias y el pulmón. A pesar de que no hay evidencia de que el alcohol ni los excitantes puedan desencadenar una arritmia peligrosa en los pacientes con este síndrome, parece sensato evitar excesos. El alcohol es un tóxico muscular y puede disminuir la fuerza del corazón.

Por otro lado, cuaquier persona con síndrome de Brugada debe protegerse de la fiebre, tomar antipiréticos y adoptar una serie de medidas físicas como aplicar paños fríos para controlar la temperatura. En este sentido, es muy importante consultar al cardiólogo si hubiera pérdida de conciencia (por breve que sea) en cualquier momento, ya sea en relación o sin relación con la fiebre.

Asimismo hay que tener una lista de fármacos que se deben evitar que se sabe que pueden provocar arritmias ventriculares, y los pacientes con “patrón de Brugada” espontáneo, con historia de síncope o arritmias, son los pacientes de mayor riesgo y en ellos ha de contemplarse el implante de un desfibrilador que identifique y trate las potenciales arritmias malignas.

Adermás, conviene estar en constante comuniación con el cardiólogo, que es quien con la valoración completa de la enfermedad en la mano te puede dar una explicación concreta de los riesgos a los que te puedes enfrentar y te ayude a tomar las mejores decisiones para que el embarazo de desarrolle con normalidad.

Una vez que el embarazo llegue a término, llega unos de los momentos más complicados porque el problema del embarazo en el Síndrome de Brugada no está tanto en la gestación como en el parto, puesto que -según algunos casos clínicos recogidos por la literatura médica- es el uso de la anestesia lo que podría causar problemas.

"Las mujeres con SB pueden tener embarazos y partos (vaginales o por cesárea) sin desarrollar durante el proceso ninguna arritmia. Sin embargo, se ha descrito un caso de tormenta eléctrica como primera manifestación del SB en una embarazada y la necesidad de membrana de oxigenación extracorpórea (ECMO) para estabilizar episodio de fibrilación ventricular en otra mujer embarazada con SB".

Por ello, ante la posibilidad de que surjan imprevisto en el parto, es fundamental la planificación multidisciplinar cuidadosa (obstetra, cardiólogo y anestesista) de las distintas situaciones que pueden aparecer, y se aconseja que las mujeres embarazadas con Síndrome de Brugada tengan un estricto seguimiento cardiológico durante el trabajo de parto, el parto y las 12 horas del posparto. Eso es así porque aunque es posible que un paciente de bajo riesgo nunca tenga arritmia, algunas afecciones podrían representar un desencadenante de Brugada. 

En definitiva, las cardiopatías como el Síndrome de Brugada no son incompatibles con el embarazo. No es una contraindicación insalvable que no permita llevar a buen puerto la gestación. Pero sí es una condición que require un control espeical por parte de los especialistas para que puedan adaptar los tratamientos de la mejor forma posible.

"Es muy importante contar con profesionales especializados en este tipo de patología, que realicen el acompañamiento de estas embarazadas para adaptar sus tratamientos a su condición de la mejor forma posible", concluye la Dra. Laura Galian Gay, responsable de la unidad de cardiopatías del Hospital Quirónsalud de Barcelona.

Más historias que te pueden interesar:

Cuánto debes esperar para quedarte embarazada tras vacunarte del Covid-19

Las enfermedades cardíacas que heredan los hijos

Carla Barber sufre una enfermedad silenciosa que altera el sistema eléctrico del corazón

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente