Caretas fuera: el vídeo de Gazprom que muestra a Europa congelada sin el gas ruso

·4 min de lectura
Captura del vídeo de Gazprom. (Photo: TWITTER)
Captura del vídeo de Gazprom. (Photo: TWITTER)

La mayor compañía de Rusia, Gazprom, una gasística controlada por el Estado ruso, acaba de lanzar un inquietante vídeo en el que no anuncia ningún nuevo servicio ni vende sus bondades. Simplemente, lanza una amenaza a la Unión Europea ante el helador invierno que le espera sin el gas ruso. El montaje, de unos dos minutos, muestra en imágenes cómo el paisaje se hiela, se paraliza, cuando se cierran los grifos de sus gasoductos. La careta ya se ha caído y la represalia del Kremlin por las sanciones ante la invasión de Ucrania son claras.

Las imágenes van acompañadas de una envolvente canción, lánguida, basada en un poema, y pese a lo casi onírico del montaje queda claro el mensaje: la válvula que se cierra, las banderas de la Unión, el edificio donde tiene su oficina la presidenta Ursula von der Leyen...

El vídeo se lanza tres días después de que Gazprom anunciara el cierre indefinido del oleoducto Nord Stream 1, que debía reanudar la entrega de gas a Alemania el sábado. Sin embargo, la compañía asegura que tiene un problema técnico y que no hay venganza.

El bombeo de gas a través del gasoducto Nord Stream se reanudará cuando esté reparada la turbina por parte de Siemens Energy en virtud del “trabajo contractual” que debe efectuar, dijo ayer el ministro de Energía ruso, Nikolái Shulginov.

El flujo se reanudará “tan pronto como se resuelva el problema de acuerdo con la obligación contractual de reparar la turbina”, en la que se detectó una fuga de aceite durante labores de mantenimiento, dijo el político durante el VII Foro Económico Oriental que se abrió hoy en Vladivostok, según la agencia oficial TASS.

Rusia insiste en que debe ser Siemens Energy la que repare la turbina de la estación compresora de Portovaya, en la región de Leningrado, la única que estaba aún en funcionamiento, pues solo puede ser arreglada en un taller especializado, como el de Canadá de la empresa germana.

Allí ya se reparó otra turbina que falló, pero pese a autorizar Ottawa su devolución a través de Alemania como una excepción a las sanciones occidentales impuestas a Rusia por su intervención bélica en Ucrania, aún no ha regresado a Portovaya porque Moscú exige un certificado de que el aparato no está afectado por las restricciones.

Siemens ha dicho que la fuga de aceite no es un motivo técnico para parar totalmente el gasoducto como hizo Gazprom el pasado viernes, ya que el problema puede ser sellado in situ. Además, aseguró, hay suficientes otras turbinas disponibles.

Gazprom insistió la víspera en que habría una amenaza de explosión o incendio en la estación compresora de Portovaya si se reanudase el suministro de gas a través del Nord Stream. “La explotación de esa unidad compresora sin subsanar los fallos detectados crea un riesgo de incendio o explosión, lo que repercute en la seguridad industrial de toda la estación”, señaló en su canal de Telegram. Gazprom aseguró que las temperaturas en la superficie de un compresor de una turbina de gas por donde pasan las conexiones de los cables pueden alcanzar los 300 grados.

El Kremlin y Gazprom han enfatizado que son las sanciones las que generan los problemas en la estación compresora pues no hay repuestos si falla una turbina y las reparadas no pueden regresar a Rusia por las restricciones occidentales.

En este sentido, Moscú ha insistido en que en estas circunstancias los problemas en el gasoducto seguirán ocurriendo y, que, visto lo ocurrido con la turbina reparada en Canadá, el motor afectado ahora no podrá ser reparado si no se levantan las sanciones.

“No podemos decir cómo se llevarán a cabo los trabajos de reparación, porque las sanciones lo impiden”, reiteró hoy en Vladivostok el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, a los medios rusos, según la agencia Interfax.

“Gazprom ha confirmado repetidamente su fiabilidad como garante de la seguridad energética del continente europeo e incluso en un contexto más amplio, pero las sanciones impuestas por la Unión Europea, el Reino Unido, EEUU y Canadá, en realidad hicieron inoperante el sistema para el mantenimiento de componentes y el conjunto de turbinas que proporciona el bombeo”, reiteró. ”¿Cómo se desarrollarán las cosas? En el sentido tecnológico, probablemente es mejor preguntar a Gazprom”, dijo Peskov.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

Vídeo | El euro se hunde a su valor más bajo frente al dólar en 20 años, arrastrado por la guerra del gas

undefinedundefinedundefined