Este cardenal norteño es mitad macho mitad hembra

José de Toledo
·2 min de lectura
Imagen del cardenal norteño con ginandromorfismo
Crédito Jamie Hill
Imagen del cardenal norteño con ginandromorfismo Crédito Jamie Hill

¿Puede un pájaro ser mitad macho y mitad hembra? Sí, y en el caso del ejemplar que se ha encontrado recientemente en Pennsylvania, Norteamérica, es casi literal. Si se miran bien las imágenes, la mitad del cuerpo es de macho, y la mitad es de hembra.

Y en este caso se nota bastante por la diferencia en el color. El pájaro en cuestión del que estamos es un cardenal norteño (Cardinalis cardinalis) y como ocurre en muchas aves, muestra una clara diferencia entre el macho y la hembra – en términos técnicos se denomina dimorfismo sexual. Los machos son de un llamativo color rojo, mientras que las hembras son de un color marrón mucho más apagado.

De hecho, esta fue la pista que permitió deducir que el ejemplar de las fotos presentaba ginandromorfia, que es el término científico para referirse a un animal que tiene un ovario y un testículo funcionales. Un ornitólogo aficionado descubrió al animal y le llamó la atención, pero como no estaba seguro de lo que estaba viendo avisó a un experto.

Cuando Jamie Hill, un especialista en aves ya retirado, analizó las fotografías hechas con teléfono móvil que le pasaron, lo primero que pensó no fue en un pájaro mitad macho, mitad hembra. A fin de cuentas, este tipo de ejemplares son muy poco frecuentes. Su primera opción fue otra.

La primera explicación en la que pensó fue que el animal sufriese de leucismo, que es un tipo de desorden genético que impide el desarrollo de coloración en el plumaje. El resultado es un animal sin el color típico de la especie, pero que sí tiene pigmentos en los ojos a diferencia de los albinos.

Pero no podía tratarse de leucismo. Porque el patrón de coloración era muy claro: la mitad del cuerpo mostraba el color del macho, y la mitad el de la hembra. Así que sólo podía tratarse de ginandromorfía. Que, en algunos casos, puede pasar desapercibido si los colores de machos y hembras son similares, pero no en el caso de los cardenales norteños.

El ginandromorfismo se da cuando, durante la fertilización, ocurre una división desigual y el óvulo y una de sus células acompañantes – denominada corpúsculo polar – son fecundadas por dos espermatozoides distintos.

Así que sí, es un cardenal mitad macho mitad hembra. Un caso excepcional, uno entre un millón según el experto que ha tenido la fortuna de poder fotografiarlo.

Me enteré leyendo aquí

Más historias que te pueden interesar: