La cárcel de los presos talibanes abandonada tras su llegada al poder

La cárcel de Pul-e-Charkhi es la prisión principal de Kabul. Situada al este de la capital de Afganistán, hace no demasiado estaba abarrotada de talibanes detenidos por el anterior gobierno del país apoyado por EE.UU., pero tras la retirada de las tropas estadounidenses y el repentino cambio de poder ha quedado prácticamente abandonada. Solo quedan unas 60 personas arrestadas en las últimas semanas, que, según los guardias, son criminales condenados y drogadictos.

Después de capturar la ciudad, los combatientes liberaron a todos los reclusos de la prisión y los guardias del antiguo gobierno huyeron por miedo a represalias. Ahora son los talibanes los que controlan las instalaciones y se pasean por sus pasillos y celdas vacíos mirando con curiosidad algunos objetos personales que se dejaron los presos.

Los talibanes que estuvieron aquí encarcelados se quejaban de recibir abusos, aunque fueron capaces de mantener su organización entre rejas y consiguieron privilegios como tener teléfonos móviles o pasar más tiempo fuera de sus celdas. Algunos de ellos son ahora los que custodian el lugar.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente