La caravana de migrantes se fragmentó en el sur de México pero sigue su rumbo

La caravana de cerca de 15.000 migrantes que partió desde el sur de México, avanza su rumbo hacia el norte del país con la esperanza de llegar a tierra estadounidense. Su última parada fue en la localidad de Huixtla, desde donde se trasladaron a otro municipio del sur del estado de Chiapas. Allí, algunos migrantes no pudieron avanzar con los trámites de su documentación migratoria, lo que fue también un punto de fragmentación de la caravana más numerosa en el continente de lo corrido de 2022.

La desdicha, el cansancio y un sinfín de obstáculos aún por transitar, no ha impedido que la caravana que salió del sur de México con miles de migrantes, en su mayoría de nacionalidad venezolana, avance su rumbo. Sin embargo, ahora se han fragmentado.

Algunos han decidido terminar este arduo camino. Caminaron desde que inició el periplo cerca de 90 kilómetros hasta llegar a la localidad Mapastepec, en el estado de Chiapas.

Con el agotamiento del trayecto, deshidratados y con hambre, la caravana dividida busca cumplir su objetivo, que es llegar a Estados Unidos. Este viernes partieron desde el municipio de Huixtla a Mapastepec, cuya distancia es de unos 60 kilómetros. Allá pasarán la noche este viernes.

A pie, desde una carretera, los migrantes comparten detalles sobre las dificultades que viven en el día a día para cruzar territorio mexicano. “Sólo queremos que nos dejen pasar … Algunos están con diarrea, otros con fiebre, hay muchos enfermos. Otros cargan en sus brazos a los niños”, comentaba uno de los migrantes en ruta.

El miércoles, la caravana se mantuvo en el municipio de Huixtla, a unos 42 kilómetros de Tapachula, donde arrancó el trayecto, para tramitar sus documentos de estancia legal, entre ellos las llamadas formas migratorias múltiples y las visas humanitarias que les permiten transitar de manera legal por México.

En algunos casos pudieron avanzar con la tramitación, en otros no. Lo que se ha convertido en uno de los temas que más ha profundizado la preocupación y angustia de los migrantes. A pesar de ello, algunas familias no dudaron en seguir el camino.

División de la caravana de migrantes

La caravana se ha dividido en cuatro grupos: el primero permanece en la localidad de Huixtla; otro acampa a las afueras de una oficina migratoria en espera de sus documentos; el tercero fue el que avanzó a Mapastepec. Finalmente, el cuarto y último, es el que ya obtuvo documentos y ha decidido abandonar el estado de Chiapas.

Según datos del Instituto Nacional de Migración (INM), hasta ahora ha entregado unas 4.500 copias de la Forma Migratoria Múltiple (FMM), un documento que acredita la estancia legal en el país y con el que los extranjeros tienen regularmente 186 días para poder salir y moverse por el territorio mexicano, pero en este caso sólo los ampara por 30 días.

Otra caravana que parte en condiciones inhumanas ante los ojos de las autoridades

La caravana es una prueba más de la ausencia de políticas públicas por parte de los Gobiernos de la región, que deja en la indefensión a miles de ciudadanos que se aventuran a trasitar miles de kilómetros para llegar a Estados Unidos y conseguir “mejores condiciones de vida”.

El flujo migratorio consiguió números récord hacia Estados Unidos, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) detectó a más de 1,7 millones de indocumentados en la frontera con México en el año fiscal 2021, que terminó el pasado 30 de septiembre.

Además, la caravana avanza en pleno desarrollo de las Cumbre de las Américas, que precisamente reúne a la mayoría de mandatarios de la región para abordar diversos temas. Entre esos uno de los más urgentes: la migración irregular, el cuál ha ocupado buena parte de la agenda de los líderes políticos que se reunieron durante la última semana en Los Ángeles.

Una situación que enfrenta al Gobierno mexicano

El Gobierno de México reportó el pasado fin de semana un incremento del 89% interanual en el número de migrantes presentados o canalizados por la autoridad migratoria en el primer trimestre de 2022, al sumar 77.626 de enero a marzo.

De acuerdo con datos de la Unidad de Política Migratoria, se han deportado a más de 114.000 extranjeros en 2021, cifras no vistas en casi 15 años. Mientras que en el año fiscal 2022, que arrancó el 1 de octubre de 2021, la CBP ha contabilizado más de un millón de migrantes interceptados en la frontera estadounidense.

Con Reuters y EFE