La cara oculta de Copenhague, la elegida ciudad más segura del mundo

·4 min de lectura

Copenhague ha sido elegida recientemente como la ciudad más segura del mundo por The Economist Intelligence Unit's Safe Cities Index (SCI), el Índice de Ciudades Seguras que elabora la unidad de estudios del semanario británico. Sin embargo, la capital danesa es también una de las ciudades con mayor indefensión para las mujeres víctimas de violación, según Amnistía Internacional.

El SCI analiza la seguridad digital, seguridad sanitaria, infraestructuras, seguridad personal y seguridad ambiental para configurar una lista de destinos que lideran año tras año las ciudades asiáticas de Tokio, Singapur y Osaka. Este año, sin embargo, la capital de Dinamarca se sitúa líder seguida de Toronto (Canadá)

La violencia contra las mujeres es el lado más oscuro de Dinamarca. (Photo by Maxym Marusenko/NurPhoto via Getty Images)
La violencia contra las mujeres es el lado más oscuro de Dinamarca. (Photo by Maxym Marusenko/NurPhoto via Getty Images)

“Un factor clave que hace de Copenhague un lugar tan seguro ciudad es su baja tasa de criminalidad, actualmente en su nivel más bajo en más de una década", explica el alcalde de Copenhague, Lars Weiss, en el informe.

“Copenhague también se caracteriza por una gran cohesión social y una brecha de riqueza relativamente estrecha. Es una ciudad mixta donde tanto el de la limpieza como el director ejecutivo se encuentran en el supermercado local y tienen a sus hijos en la misma escuela”, añade.

Sin embargo, este índice y la reputación de Dinamarca como país seguro enmascaran una realidad preocupante que se ignora en esta clasificación: la sociedad danesa tiene uno de los índices de violación más altos de Europa, según Amnistía Internacional.

En su informe “Give us respect and justice! Overcoming barriers to justice for women rape survivors in Denmark” [¡Queremos respeto y justicia! Superar los obstáculos de las supervivientes de violación a la justicia en Dinamarca], publicado en 2019, denuncian que la sociedad danesa se caracteriza por una “legislación deficiente, mitos perjudiciales y estereotipos de género generalizados, que han dado lugar a la impunidad endémica de los violadores”.

El informe revela que las mujeres y las niñas normalmente no denuncian las agresiones por temor a que no las crean, a sufrir estigma social o directamente por falta de confianza en el sistema de justicia. “Están desprotegidas, debido a leyes peligrosas y desfasadas”, alerta Amnistía.

Entre los testimonios revelados a Amnistía Internacional, una mujer explicaba lo intimidada que se sentía al tener que ir a la policía: “No era más que una mujer de 21 años, sentada allí con dos tipos que me miraban y decían: ‘¿Estás segura de que quieres contarlo?’ […] No era más que una cría ‘asegurando’ que había sido violada”.

Manifestación en Copenhague. En la pancarta se lee '¿te casarías con tu violador? Algunas personas tienen que hacerlo'. (Photo by Francis Dean/Deanpictures) (Photo by Francis Dean/Corbis via Getty Images)
Manifestación en Copenhague. En la pancarta se lee '¿te casarías con tu violador? Algunas personas tienen que hacerlo'. (Photo by Francis Dean/Deanpictures) (Photo by Francis Dean/Corbis via Getty Images)

Kirstine, periodista de 39 años, intentó presentar una denuncia de violación a la policía tres veces, según cuenta la organización. En la segunda ocasión, la llevaron a una celda de la comisaría y la advirtieron de que podía ir a la cárcel si mentía. Explicó que el proceso de denuncia había supuesto “soportar más miedo, vergüenza y humillación”.

El índice de The Economist se basa en un bajo índice de delincuencia, la calidad de las infraestructuras, el cuidado al medioambiente y en la seguridad digital, entre otros parámetros, pero la violencia machista, normalmente silenciosa, se sigue produciendo en la esfera privada y, en la mayoría de ocasiones, está en entornos cercanos a la víctima.

La violencia contra las mujeres es un problema social de primera categoría, reconocido por gran parte de los países del mundo. Su erradicación está incluida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y, sin embargo, en la mayoría de los países del mundo aún cuesta trasladar la problemática del ámbito privado al público. Además, muy pocos tienen una legislación basada en el consentimiento.

Transparencia y altos ingresos

En el índice, seis ciudades, Ámsterdam, Melbourne, Tokio, Toronto, Singapur y Sídney, se encuentran entre las 10 principales cada año desde que se lanzó el informe en 2015, mientras que Copenhague entró en el top 10 en 2019.

Además, el análisis identifica dos variables fuertemente correlacionadas con la seguridad en los diferentes lugares analizados: los ingresos y la transparencia. Las ciudades con mejor puntuación en el Índice de Desarrollo Humano (IDH) también obtienen mejores resultados en el Índice de Ciudades Seguras. La correlación estadística es muy alta, aunque correlación no implica causalidad.

Por otro lado, las ciudades con gobiernos más limpios y transparentes se sitúan a la cabeza del índice, de manera que aquellos lugares con mejor puntuación en el Control de la Corrupción del Banco Mundial son también los que obtienen mayor puntuación en esta clasificación.

En los últimos años, Dinamarca ha prometido medidas efectivas para avanzar en la igualdad de género. Para acabar con la desigualdad y la violencia estructural que sufren las mujeres en buena parte del mundo, incluidas las ciudades “más seguras”, es necesario sacar el problema a la superficie.

EN VÍDEO I Comparte las imágenes de calles repletas de gente sin mascarilla en Copenhague porque nadie la cree

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente